28 marzo 2015

La primavera ya está aquí nueve claves para ahorrar en la factura de la luz y el gas

(Efe)
Efe
Con la llegada de la primavera, es necesario preparar nuestra casa para el buen tiempo y el cambio de temperatura. Si no se adaptan los recursos energéticos al nuevo escenario meteorológico, la nueva estación puede afectar al importe de nuestras facturas, sobre todo, de gas y electricidad.

En esta época del año empiezan a subir las temperaturas y dejamos de consumir tanto en calefacción. No obstante, aunque el frío ya no sea una amenaza para nuestro gasto energético,
debemos tener en cuenta otros factores importantes para el ahorro en casa.
Los expertos recomiendan analizar bien cuáles son nuestros hábitos del día a día y cómo podemos reducir nuestras facturas de gas y electricidad. Estos son los nueve consejos del portal inmobiliario Casaktua.com y Certicalia, la plataforma online de certificación energética.

1. Aprovechar al máximo las horas de sol y recudir en lo posible el uso de la calefacción, en caso de que sea necesaria. Hay que dejar que la energía natural inunde la casa a través de las ventanas, por ejemplo, corriendo las cortinas o levantando las persianas. En los días templados, permitir que el sol entre casa puede ayudarnos a conseguir una temperatura agradable sin necesidad de encender la calefacción. En los más calurosos, y algunos en primavera lo son, es importante proteger la casa del sol para mantener el ambiente fresco alcanzado durante la noche evitando usar el aire acondicionado, por lo que conviene utilizar los toldos y las persianas adecuadamente.

2. Aprovechar el cambio de hora. Puesto que en primavera comienza a amanecer antes y anochecer más tarde podemos beneficiarnos de más horas de luz, lo que puede suponer un ahorro energético de hasta un 5% si nos adaptamos al nuevo horario. 

3. Apagar los aparatos. Con el cambio de estación hay aparatos que ya no se utilizan como el calefactor eléctrico, la manta eléctrica o el deshumidificador. Si los desenchufamos por completo podemos ahorrar. Hay otros aparatos que se usan durante todo el año, como los ordenadores o televisores. Si los mantenemos en modo reposo, pero conectados, estos aparatos suben la temperatura de las estancias por lo que con la llegada del buen tiempo es recomendable tenerlos desconectados.

4. Apostar por la iluminación LED. En la medida de lo posible, cambiar las bombillas incandescentes (las más habituales) a LED de bajo consumo ayudará a gastar menos y a generar menos calor en el ambiente. Los expertos señalan que tan solo entre un 10 y un 15% de la electricidad que gastan las bombillas tradicionales se transforma en luz, siendo el resto calor. Las bombillas incandescentes transforman el 80% de su energía en calor frente a sólo un 2% de los LED. Así que, aún con más razón cuando suben las temperaturas, sustituir las bombillas incandescentes nos ayudará a ahorrar, en este caso en aire acondicionado.

5. ¡Cuidado con el termostato! Si vemos que realmente empieza a hacer bueno, lo mejor es bajar el termostato al mínimo (15ºC). Cada grado que bajes ahorras hasta un 7% de energía, lo que se traduce en una importante reducción del montante de la factura. Lo ideal es recurrir a mantas y batas si en un momento dado bajan las temperaturas. 

6. Bajar la temperatura del agua. Al subir la temperatura exterior ya no es necesario que el agua salga tan caliente. Por lo tanto, se puede bajar el termostato hasta un máximo de 50ºC. También es recomendable dejar los grifos en posición de agua fría o a la hora de poner la lavadora, que sea a 40ºC en vez de a 60ºC, ya que esto puede suponer un ahorro energético de hasta el 55%.

7. Prepara el aire acondicionado. En primavera hay que revisar tanto los equipos eléctricos como el aire acondicionado para lograr que consuman menos. Es necesario limpiar o reemplazar los filtros de los aparatos de aire acondicionado. Si no mantenemos los filtros limpios gastaremos más para enfriar lo mismo. Es importante que aquellos que tienen animales domésticos realicen limpiezas más profundas, pues en esta época es habitual que cambien el pelaje, lo que provoca que los pelos se introduzcan en los filtros de los aparatos, se calienten y sean menos eficientes.

8. Verificar que los ambientes climatizados se encuentren perfectamente aislados. Procurar que puertas y ventanas de habitaciones donde encendemos el aire acondicionado se encuentran cerradas, para que no haya escapes de frío. 

9. Regar a la hora adecuada. Durante todo el año es importante ahorrar agua, pero con la llegada de los días más calurosos es importante evitar la evaporación del agua de riego. Los mejores momentos para regar son a primera hora de la mañana y a última de la tarde para evitar la evaporación del agua.