10 mayo 2015

El "lado luminoso de la fuerza" ciudadana

El "lado luminoso de la fuerza" ciudadana
Cartel de #OligopolyOFF
(SOMOS sindicalistas apoya la enegía social)
"Puedo decir que gasto la mitad de la luz que hace tres años pero pago el doble. Esto es un atraco". Habla Kiko Veneno, cantante y azote de las eléctricas, y uno de los personajes que aparecen en el documental #OligopolyOFF, estrenado esta semana en más de 80 localidades de toda España para animar a la "revolución energética ciudadana" contra el oligopolio de las grandes empresas del sector.

Financiado colectivamente a través de crowdfunding con la aportación de 622 personas y con el impulso de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético (Px1NME), el documental, que arranca con Veneno cantando "no hay luz" a ritmo de 'lereles', está dirigido por Alba del Campo y anima a que los ciudadanos "se pasen al lado luminoso de la fuerza" para conseguir un cambio de modelo energético. Un nuevo guiño a la mítica Star Wars a la que también hacía referencia ' #Oligopoly2. El imperio eléctrico contra todxs', lanzado por la plataforma en mayo de 2013.

Con una duración de 90 minutos y fruto de dos años de trabajo, #OligopolyOFF recoge el testigo de aquel célebre Oligopoly con el que tanto revuelo generó el periodista Jordi Évole en su programa 'Salvados' e incorpora a alguno de sus protagonistas, como el ingeniero y empresario Jorge Morales de Labra, colaborador de este diario y miembro de la Plataforma, que expone el funcionamiento del mercado eléctrico, por el que la tecnología más cara en cada hora determina el precio de las demás y critica que "nadie" sepa muy bien cómo funcionan las concesiones de centrales construidas en la época del dictador Francisco Franco, hoy en manos de empresas privadas, que cobran exactamente lo mismo que plantas de gas con menos de diez años de antigüedad. "Técnicamente hablando no habría ningún inconveniente" para cerrar las centrales nucleares en España en este momento, dice en otro momento Labra, voz destacada en la defensa de las renovables en España.

Con paradas en Madrid, Bruselas, Cataluña, Euskadi o las Islas Canarias, #OligopolyOFF presta especial atención a experiencias de democratización de la energía como las de Dinamarca, que se ha propuesto ser 100% renovable en 2050 y vive un auge de este tipo de instalaciones gracias a pequeñas cooperativas, o Alemania, embarcada en una apuesta por el apagón nuclear pese a tener a un gobierno conservador al frente (el de Angela Merkel).

Un escenario que se contrapone al "boicot gubernamental a las renovables" en España a través de medidas como el denominado "impuesto al sol" anunciado por el Gobierno de Mariano Rajoy al autoconsumo con fuentes limpias o los sucesivos recortes a estas fuentes, que no han impedido la eclosión de cooperativas como SOM Energía, Goiener o EolPop, que intentan romper la hegemonía de determinadas empresas sobre estos servicios básicos.

Hay espacio también para las pequeñas historias que ilustran el drama de la pobreza energética (que ya afecta en España a 7 millones de personas con dificultades para pagar sus recibos) y las agresivas técnicas de los comerciales de las eléctricas para captar clientes, sobre las que ha alertado la CNMC, el regulador de los mercados. Por ejemplo, el testimonio de una familia en graves dificultades económicas a la que Iberdrola ofreció un descuento del 25% en la factura y le llegaron dos: una de esa compañía y otra de su rival Fenosa. "Firmas una cosa pensando que te vienen a echar una mano y a ayudar y resulta que es una estafa", dice la afectada.

Con incursiones en el tradicional encuentro del sector energético que reúne en la escuela de negocios IESE a lo más granado de este negocio, por la cinta desfilan (en ocasiones, muy fugazmente), algunos de los rostros más conocidos del sector, como el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, negando que las eléctricas llegaran a recibir los 3.400 millones de euros que, supuestamente, cobraron de más por los denominados costes de transición a la competencia; el presidente de Repsol, Antonio Brufau, defendiendo las (a la postre) desechadas prospecciones de la multinacional en Canarias, o Eduardo Montes, presidente de la patronal Unesa, negándose a la auditoría de costes del sector eléctrico que muchas voces reclaman ("Está superauditado", dice) para tratar de arrojar luz sobre el multimillonario déficit de tarifa que pagarán los consumidores en los próximos años.

Otros testimonios que recoge son los del catedrático Mariano Marzo (uno de los mayores expertos en petróleo en España), el actor Alberto San Juan, políticos de la izquierda (Laia Ortiz, Joan Coscubiela, Joan Baldoví, Íñigo Errejón, Juantxo López de Uralde) e históricos del ecologismo como Paco Castejón o Ladislao Martínez, fallecido en diciembre pasado y a cuya memoria está dedicado.