28 mayo 2015

Hacienda obliga a declarar la renta y a pagar a miles de inframileuristas y trabajadores en precario

Hacienda obliga a declarar la renta y a pagar a miles de inframileuristas y trabajadores en precario
Se harán 687.850 declaraciones. 
Foto: Juan Manzanara
La campaña de la Renta esquilmará un poco más el patrimonio de los inframileuristas, que sobreviven compaginando o encadenando empleos precarios y jornadas parciales. El Ministerio de Hacienda, que dirige Cristóbal Montoro, el mismo que impulsó la amnistía fiscal, mantiene la obligación de presentar la declaración de la renta a quienes obtienen al cabo del año más de 11.200 euros de rentas salariales, cuando un mínimo de 1.500 procede de más de un pagador.

La medida afectará en la comunidad a alrededor de 48.000 personas cuyos ingresos netos no alcanzan en la mayoría de los casos los mil euros mensuales, a los que, por norma general, la declaración les saldrá a pagar. El motivo es que, en los trabajos precarios, como los de duración inferior al año o los temporales, la retención a cuenta en sus nóminas es solo del 2%, por lo que se verían obligados a pagar para cumplir con sus obligaciones fiscales.

La reforma afectará también a una parte de los autónomos que decidieron establecerse por su cuenta aprovechando la tarifa plana de cotización tras perder sus empleos, y a otros cuyos ingresos son escasos como consecuencia de la escasez de encargos por la crisis.

Y, también, a la mayoría de quienes han logrado salir del pozo del desempleo para caer en el de la precariedad y a miles de afectados por EREs. El motivo es, en este caso, que el Inaem no aplica ninguna retención en el subsidio, salvo que lo solicite el desempleado. Y estos no suelen hacerlo al ser su previsión de ingresos inferior a esos 11.200 euros anuales.
Adiós a la exención por bajos ingresos

Hasta hace tres años, todos ellos estaban exentos de presentar la declaración del IRPF, por lo que, salvo que se vieran obligados a realizarla por otros motivos, como haber obtenido rentas de capital por haber liquidado planes de ahorro o plazos fijos o por tener hipoteca, sus obligaciones fiscales se consideraban saldadas con esa retención del 2%. A partir de este año, las retenciones de esos contratos suben al 20% si ganan hasta 12.400 euros y al 25% si ingresan entre esa cantidad y 20.200, lo que mermará sus reducidos salarios netos.

La medida servirá para maquillar, recaudando más en los sectores más deteriorados del mercado laboral, el desplome de contribuyentes provocado por la crisis y por el regreso a sus países de origen de miles de inmigrantes. El aumento será ilusorio y apenas tendrá repercusión en las arcas públicas, aunque sí se dejará notar, con angustiosos efectos en muchos casos, en las economías familiares. Entre 2008 y 2013, último año del que tiene datos la Agencia Tributaria(la actual campaña corresponde a la renta de 2014), Aragón perdió 66.054 contribuyentes al pasar de 705.891 a 639.837.
Dos tercios de los trabajadores son mileuristas o inframileuristas

Hacienda prevé recibir hasta el 30 de junio 687.850 declaraciones, 48.013 más que el año pasado. La cifra supera en un 32% a la de 519.400 personas ocupadas que laEPA (Encuesta de Población Activa) contabilizaba en la comunidad al cierre de 2014 como consecuencia de laespiral de destrucción de empleo. Esas mismas previsiones apuntan a que más de 487.000 darán derecho a devoluciones por valor de 345 millones de euros, mientras que casi 180.000 generarán ingresos por 255 millones.

Los datos de la última campaña del IRPF revelan que más del 40% de los contribuyentes (266.084) ingresaron en 2013 menos de 12.450 euros brutos al cabo del año y que otro 25% (164.831) ganaron entre esa cantidad y 20.200. Es decir, que dos tercios de los aragoneses eran mileuristas.

La pirámide de los contribuyentes se estrecha de manera acusada a partir de esos dos tramos y del que podría considerarse clase media, integrado por los 154.515 ciudadanos (un 24% del total) que declararon ingresos de entre 20.200 y 35.200 euros. Menos de 55.000 aragoneses (el 8,5%, uno de cada 12) cobraban cifras superiores: 41.937 ingresaron de 35.200 a 60.000 y otros 12.950 rebasaron esa cantidad.
Desplome de los salarios

Los datos de la Agencia Tributaria revelan también cómo en solo dos años los salarios y los ingresos de los aragoneses se han desplomado: más de 30.000 personas salieron entre 2011 y 2013 del grupo de los que cobran entre 12.000 y 21.000, mientras los que ingresan menos de esas cantidades aumentaron en casi 3.500.

Es decir, que se extienden los salarios ínfimos mientras los bajos van desapareciendo en una comunidad en la que más de 45.000 trabajadores se han quedado sin ingresos al llevarmás de dos años en paro.