14 mayo 2015

Un dirigente de un partido politico de Barcelona, denunciado ante Inspección de Trabajo

Un dirigente de un partido politico de Barcelona, denunciado ante Inspección de Trabajo
García Bofill el 6 de marzo en Barcelona
(SOMOS sindicalistas no apoya partidos políticos, se incluye noticia por ser relevante a nivel sindical)
En el apartado de ocupación del programa electoral que este partido ha presentado de cara a las elecciones municipales se dice textualmente “nos encontramos con el reto de definir unas políticas que creen ocupación suficiente para los ciudadanos que sea de calidad y suficientemente retribuida”. Estos planteamientos contrastan, y mucho, con el contenido de las denuncias que presentaron el pasado 4 de febrero dos dependientas de una cadena de tiendas de souvenirs de Barcelona contra Manuel García Bofill.

Las afectadas son Haridian D. F. y otra mujer que ha querido preservar su identidad por el hecho de que todavía trabaja en las tiendas de García Bofill en el centro de la ciudad.

En uno de los escritos de denuncia, presentados ante el Consorcio de Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Cataluña, se solicita una inspección a una tienda desouvenirs de la calle Montcada que según la denunciante es propiedad de Manuel García Bofill y donde la habría tenido trabajando “en negro” y sin contrato durante tres meses. La dependienta, además, explica que la han obligado a trabajar 45 horas semanales, en jornadas laborales sin pausa para comer, y que al final de algunos meses no le entregan las nóminas y le pagan “en negro (en sobre)”. Según ella misma explica, en las tiendas durante los meses que ha trabajado no había ni botiquín, ni extintor, ni hojas de reclamación. Por si esto fuera poco, esta mujer añade que sufrió un accidente laboral cuando le cayó un expositor de postales turísticas: “Estuve cinco meses con el pie derecho inflamado, con morados en las dos piernas, sin ayuda médica y estando sin contrato. Lo único que me dijeron es que era muy débil”.

Haridian D.F., en el otro escrito de denuncia, asegura que García Bofill se negó a pagarle el sueldo del mes de enero y que cuando ella le reclamó el dinero la reacción fue textualmente ésta: “Me trajeron al almacén, donde me cerraron y nuevamente entre los dos (Manuel y Magda) intentaron extorsionarme. Ante mi negativa, empezaron los insultos y amenazas por parte de ambos hacia mi persona”. A continuación la dependienta llamó a los Mossos d'Esquadra, pero, según relata la denunciante, cuando los agentes llegaron, el dirigente de Ciudadanos y su socia se habían marchado del local. Haridian sigue con el relato y manifiesta que cuando los Mossos se marcharon se encontró de nuevo a García Bofill y que éste le habría dicho: “¿Han venido a por mí los Mossos? Llámalos otra vez, llámalos”. Esta mujer afirma que en el periodo de junio a septiembre de 2014 trabajó sin contrato y sin estar dada de alta a la Seguridad Social, y que posteriormente le ofrecieron un contrato que “no se ajustaba a la realidad”, que se negó a firmar. Haridian asegura que desde entonces la han estado “presionando e intimidando diariamente”, y añade que “muchas dependientas están sin contrato”.

La mujer hace constar también que “este señor se dedica a mirar a las dependientas por la cámara de seguridad”, y finaliza el escrito diciendo que García Bofill le preguntó si pretendían denunciar. La dependienta dice que no le respondieron y entonces Bofill habría dicho: “Llevad mucho cuidado si denunciáis, yo no lo haría, os puede salir muy mal”. En relación a sus sueldos, las denunciantes aseguran que reciben una retribución de 4,6 euros la hora, pero que se ha dado el caso de una señora de setenta años que trabajó en las tiendas de esta cadena por 3,2 euros la hora.

Venta de souvenirs sin licencia municipal
Según consta en el Departamento de Licencias e Inspección del Ayuntamiento de Barcelona, la tienda de esta cadena de establecimientos situada a la calle Montcada –las otras tiendas están en las calles Princesa, Algodoneros, Platería y Jaume I– fue inspeccionada el 13 de mayo de 2011 y el Consistorio hizo un informe donde se decía que el establecimiento tenía autorización para vender ropa de vestir y artesanía, pero no para comercializar artículos de recuerdo y souvenirs. Es por eso que, después de desestimar todas las alegaciones presentadas por los propietarios, el Ayuntamiento de Barcelona ordenó que en un plazo de 48 horas se cesara la actividad de venta de souvenirs (que según el informe ocupaban el 50% de la superficie del establecimiento) hasta que no dispusiera de la licencia municipal para hacerlo, bajo la advertencia de una multa de 3.000 euros o del precinto de la instalación en caso de incumplimiento.

Manuel García Bofill fue elegido en 2011 presidente del Consejo General de Ciudadanos-Ciutadans, y actualmente es encargado de política municipal a la ciudad de Barcelona. El pasado 6 de marzo presidió la reunión de política municipal en la sede de Ciudadanos (C's) de Barcelona, ante un centenar de militantes y simpatizantes, una previa preparatoria de la campaña electoral en la ciudad. También es un habitual de la tertulia política de radio Ciutat Vella, donde participa como representante del partido de Albert Rivera y Carina Mejías.