16 junio 2015

La concentración de ingresos en los ricos lastra el crecimiento

La concentración de ingresos en los ricos lastra el crecimiento
La directora general del Fondo Monetario Internacional, 
Christine Lagarde. FMI
Desigualdad y economía van de la mano. Es lo que evidencia el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre las causas y las consecuencias de la desigualdad de ingresos en el mundo. El PIB es sensible a la distribución de los ingresos: cuando aumenta la renta del 20% de las personas más ricas, el crecimiento del PIB tiende a caer, lo que sugiere que esos beneficios no calan en la sociedad en general. Por el contrario, el aumento de la renta del 20% más pobre está asociado con un mayor crecimiento del PIB.

El informe abunda en esta relación entre ingresos y crecimiento económico.
Así, si el 20% de los más ricos incrementan sus rentas un punto porcentual, el crecimiento del PIB sería casi un 0,1% menor en los siguientes cinco años. Sin embargo, un crecimiento similar en la renta del 20% más pobre está asociada a un impulso de la riqueza nacional del 0,38%. Es decir, la mejora de las clases pobres y medias potencia el crecimiento.

El FMI analiza las razones que hacen que la desigualdad de rentas afecte al crecimiento y que han sido ya relatadas por otros organismos como la OCDE y por expertos y organizaciones como Oxfam Intermon en los últimos años. Por ejemplo, la desigualdad reduce las posibilidades de los hogares con bajos ingresos de mantener la salud de sus miembros y de acumular capital físico y humano. En la práctica eso puede traducirse en una peor educación de los niños que proceden de esas familias. Eso, a su vez, desemboca en una productividad laboral inferior a la que habría en un escenario más justo.

El informe menciona un estudio que apunta a que los países con más nivel de desigualdad de ingresos tienden a tener menos movilidad entre unas generaciones y otras, es decir, el nivel de renta de los padres acaba siendo determinante en el nivel que tendrán sus hijos.

Precisamente, los datos aportados por el FMI muestran una concentración creciente de la riqueza en el mundo. Sus estimaciones apuntan a que casi la mitad de la riqueza mundial está en manos del 1% de la población. Señalan también la existencia de una clase media "exprimida" y cada vez más pequeña. Esta clase media ha visto como sus ingresos procedentes del trabajo -que es la fuente principal de las rentas de los hogares- menguaban.
La pobreza crece en las economías desarrolladas

El FMI sostiene además que el impacto de la pobreza se ha reducido en muchos países, especialmente en los emergentes (hay menos personas vivienda bajo el umbral de la pobreza), a pesar incluso de que en algunos de ellos la desigualdad de ingresos ha seguido aumentando. Es decir, la disparidad de ingresos entre unas clases y otras ha crecido, pero hay menos gente pobre.

Esta situación contrasta con la de las llamadas economías avanzadas, donde la pobreza ha crecido desde los años noventa, como indican los datos más recientes. El informe habla de Estados Unidos y de Reino Unido como países que ejemplifican este fenómeno.