29 julio 2015

FMI pide moderación salarial y urge a reducir el paro estructural en España

FMI pide moderación salarial y urge a reducir el paro estructural en España
En su análisis anual de la economía de la zona del euro, la institución internacional señala entre las reformas prioritarias para España encarar la dualidad del mercado laboral, así como lograr impulsar la productividad y la competitividad de las pequeñas empresas y mejorar el acceso a financiación de las pymes. Asimismo, las recomendaciones del FMI apuntan la importancia de "garantizar las condiciones para continuar con la moderación salarial y la diferenciación de los incrementos salariales entre empresas y sectores". En este sentido, los técnicos del FMI recomiendan a España:

tomar como base la reforma laboral de 2012 a la hora de abordar la dualidad del mercado de trabajo, incluyendo avanzar hacia un sistema de costes de despido en función de la antigüedad para todos.

Por otro lado, los expertos recomiendan reducir los obstáculos al crecimiento de las empresas, aplicando ágilmente la legislación de unidad de mercado, así como afrontando la regulación excesiva o liberalizando servicios profesionales.

Además, el FMI apuesta por que se respalde el proceso de internacionalización de las empresas, así como facilitar el desapalancamiento del sector privado mediante una reforma legal.
Recuperación de la zona del euro

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró hoy que, pese al fortalecimiento de la recuperación económica en la zona euro, para la que reiteró la previsión de expansión de un 1,5% este año y 1,7 el próximo, es necesario un "empujón colectivo más potente", incluido un continuado respaldo del Banco Central Europeo (BCE).

"Dadas las débiles perspectivas económicas a medio plazo, es urgentemente necesario un empujón colectivo más potente para consolidar la recuperación, elevar el crecimiento potencial y fortalecer la resistencia de la unión monetaria", señala el informe completo de revisión anual de la economía del euro.

Entre las medidas requeridas, la institución dirigida por Christine Lagarde destaca la importancia de impulsar la demanda a través de un aumento del gasto gubernamental, flexibilizar los mercados laborales y completar el saneamiento de los activos tóxicos bancarios.

De hecho, el jefe de la misión del Fondo a la zona euro, Mahmood Pradhan, advierte que "un shock a la confianza - sea a través de un crecimiento futuro menor del esperado o un recrudecimiento de tensiones geopolíticas - podría situar a la unión monetaria en un estancamiento prolongado".

Pradhan respalda el estímulo monetario aportado por el BCE, que el organismo ha afirmado que mantendrá hasta septiembre de 2016, y algo que el FMI considera "necesario". Incluso, agrega, puede que el BCE "tenga que ir más allá".

Un elemento positivo es que la inflación se prevé que repunte del 0 % anual de este año a un 1,1 % en el próximo, alejando los temores de deflación en el euro.

El informe se redactó tras el viaje de técnicos de FMI a la zona del euro entre finales de mayo y comienzos de junio, antes de las conversaciones entre los acreedores internacionales y Grecia acerca del nuevo programa de rescate internacional. No obstante, recalca que la situación de Grecia "es una fuente esencial de incertidumbre".

Grecia y los socios europeos, con el FMI, prevén comenzar esta semana las negociaciones para acordar un tercer rescate financiero internacional por valor de 89.000 millones de euros, a cambio de que Atenas profundice las reformas estructurales en la economía helena, con el recorte del gasto y subida de impuestos.