14 julio 2015

"Prácticas abusivas en torno a los ERE con connivencia de la Administración"

"Prácticas abusivas en torno a los ERE con connivencia de la Administración"
Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJ Madrid) señala que los expedientes de regulación de empleo son herramientas excepcionales que sólo se deben utilizar cuando la empresa sufra pérdidas por causas sobrevenidas, “no por causas provocadas”. Según señala Juan Rubiño, uno de los abogados de Red Jurídica que representan a CNT en el conflicto laboral de Madrid Río, la sentencia del alto tribunal subraya que el contrato de la UTE Raga-Nitlux para la limpieza de Madrid Río es público, en el que las cantidades que la empresa percibirá cada año están decididas de antemano, por lo que “la empresa no puede aducir una pérdida inesperada de ganancias”.

“Estamos en un contexto en torno a la crisis en el que se ha legislado en contra de los trabajadores. Se realizan prácticas abusivas en torno a los expedientes de regulación de empleo con connivencia de la Administración, que quiere bajar los costes del servicio mientras la empresa degrada las condiciones laborales”, continúa Rubiño. "Los jueces están corrigiendo ahora los desmanes de las reformas laborales y de los recortes”, continúa. Entre estos desmanes, el abogado destaca que, mientras antes en la Comunidad de Madrid, en los contratos públicos se imponía el número de trabajadores que debía formar la plantilla que tenía que cumplir los servicios contratados, en los últimos años, el Consistorio de Ana Botella prescindió de fijar el número de trabajadores, por lo que las empresas empezaron a bajar el precio del servicio a base de disminuir plantilla. “Esta sentencia pone coto a esta práctica”, subraya Rubiño.

El juez ha aceptado todos los argumentos que presentaron desde la defensa de CNT para que se declarara nulo el ERE

El abogado destaca también que en la sentencia, el juez ha aceptado todos los argumentos que presentaron desde la defensa de CNT para que se declarara nulo el ERE. Uno de ellos fue laviolación del derecho de huelga de los trabajadores, ya que, durante los 26 días de paros que los trabajadores hicieron en diciembre de 20144 y enero de 2015, la empresa llevó a trabajar al parque de Madrid Río a trabajadores de otros parques también bajo su gestión. La sentencia está condenada a admitir a los trabajadores y a pagar los sueldos y la seguridad social de los cerca de siete meses transcurridos desde que fueron despedidos. La readmisión será obligatoria aunque decida presentar un recurso contra la sentencia, que no es firme.

Legitimidad de la asamblea de trabajadores

La sentencia también incide en legitimar a los trabajadores organizados en asamblea al margen de los comités de empresa, siempre y cuando representen a más del 10% de la plantilla. Un punto que, según apunta Rubiño, no suele contemplarse en la mayoría de sentencias, y que podría hacerse más habitual en el futuro.

La unión temporal de empresas formada por Raga y Nitlux consiguió el contrato para la limpieza de limpieza de Madrid Río por 111,8 millones de euros en noviembre de 2014, un 37% menos que el importe de licitación. Un mes después, presentó un ERE para eliminar 127 puestos de trabajo, la mitad de la plantilla. Los trabajadores de Madrid Río emprendieron una huelga de 27 días, que fue boicoteada desde la empresa, que ordenó a trabajadores de otros parques bajo su gestión asumir las tareas en Madrid Río. Mientras estaba abierta la mesa de negociación, mandó una carta a los trabajadores de Madrid Río afectados por el ERE ofreciéndoles la posibilidad de mantener su puesto de trabajo a cambio de una degradación de sus condiciones laborales –cambiando su contrato indefinido por un fijo-discontinuo. 37 de ellos trabajadores aceptaron las nuevas condiciones. En la sentencia del TSJ Madrid señala también que la empresa cayó en contradicciones al ofrecer mantener los puestos de trabajo a la vez que presentaba un expediente de regulación de empleo.

“Estar organizado funciona, y cuando volvamos a la empresa tenemos que seguir organizados, sin bajar la guardia”, señala Antonio Manzano, delegado sindical de CNT en la UTE Raga-Nitlux. Por su parte, Mario Aragón, de la Secretaría de Acción Sindical CNT, explica que “este caso hay que enmarcarlo dentro de algo más grande, en la externalización de los servicios públicos que se está llevando a cabo desde hace años”.

Foto de familia de los trabajadores despedidos en el ERE de Madrid Río.
Aragón enumera los diferentes conflictos derivados de la precarización de las condiciones laborales que han venido con la externalización. Es el caso de los bomberos de Infosa o los trabajadores de Virensis, “que tienen las condiciones más precarias que te puedas imaginar, donde incluso han despedido a todos los delegados sindicales; o de los trabajadores de la cultura en los centros culturales de la Comunidad de Madrid que trabajan para Clece... La lista de conflictos por externalizaciones de servicios es enorme”, concluye.

Desde CNT, CGT y trabajadores de empresas que también están viviendo conflictos laborales, como Movistar o Coca-Cola, han convocado una manifestación bajo el lema 'Unificando luchas' esta tarde, a las 19h30, de Plaza de España hasta Callao.

Remunicipalización de servicios

Desde CNT señalan la posibilidad de pedir una reunión con la actual concejal de Medio Ambiente, Inés Sabanés, para que vigile con la empresa gestora de Madrid Río el cumplimiento de las condiciones de trabajo. También ponen sobre la mesa la negociación con el Ayuntamiento para que, cuando admita a una empresa, antescompruebe que ésta puede cumplir con sus responsabilidades con los trabajadores, que se de preferencia a las cooperativas o “incluso que se contemple la remunicipalización de estos servicios”, añade Aragón. “El 90% de estas empresas no cumple con los pliegos, y eso es algo que la propia Administración tiene que vigilar”, añade.

Los trabajadores plantean pedir una reunión con la Concejalía de Medio Ambiente para que medie con la empresa

Raga-Nitlux tiene la gestión de la limpieza de cinco grandes parques de Madrid. Madrid Río fue el último contrato que consiguió, y el más cuantioso. También es donde ha aplicado todos los recortes, a pesar de que, al ser el más grande, es el que presenta más necesidades de trabajo. El contrato lo tiene por ocho años, aunque, como señala Rubiño, se podría rescindir si se demostrara que la empresa incumple de forma grave los pliegos de la adjudicación. Algo que los trabajadores de Madrid Río ven claro, pero que tendrían que confirmar los funcionarios del Ayuntamiento.“Sospechamos que los índices de calidad que marcan los pliegos de la adjudicación no se están cumpliendo, a la vista de que eliminaron a la mitad de la plantilla”, afirman varios trabajadores de Madrid Río.

“Hay muchos otros casos en los que no se están cumpliendo los pliegos”, afirma Aragon, “como en el caso de las animadoras socioculturales en centros de mayores o con la empresa de servicios sociales Humanus. Es la tónica normal, y lo increíble es que la propia Administración no tenga herramientas para ver si se cumplen o no los pliegos”, concluye.