26 agosto 2015

El Senado aprueba la reforma de la formación profesional

El Senado aprueba la reforma de la formación profesional
El Senado –a través de su Comisión de Empleo y Seguridad Social, reunida con competencia legislativa plena–, ha aprobado definitivamente la reforma del sistema de formación profesional para el empleo. Lo ha hecho sin votos en contra y con las únicas abstenciones de PNV, CiU y la Entesa. El proyecto de ley de reforma urgente del sistema de formación profesional para el empleo no ha recibido cambios a su paso por la Cámara Alta.

En el trámite previo en el Congreso de los Diputados, el PP aceptó introducir 49 enmiendas al texto. Entre los cambios introducidos, destacan los que afectan al 'cheque formación', al papel de los agentes sociales en el sistema, a los centros públicos formativos y a la posibilidad de que empresas de menos de 50 trabajadores puedan agruparse para facilitar su acceso a la formación.

En cuanto al 'cheque formación', una de las medidas que menos gusta a la oposición, el PP ha aceptado delimitarlo para evitar posibles casos de fraude, de tal manera que los desempleados podrán elegir el centro donde quieren recibir la formación y será la Administración la que se encargue de abonar al centro este cheque. Su implantación será consultada previamente con sindicatos y empresarios y, las comunidades autónomas, en Conferencia Sectorial, podrán determinar los criterios a seguir.

Dice el Gobierno que la reforma mejorará la calidad de los cursos para el empleo

Respecto al papel de sindicatos y empresarios en el nuevo modelo de formación –se les retira de la gestión directa porque el sistema se abre a la concurrencia competitiva–, el PP ha aceptado introducir una serie de enmiendas para destacar que tienen un rol fundamental en la formación, aunque reglamentariamente se concretarán determinados aspectos. 

El texto indica que las empresas de menos de 50 trabajadores podrán agruparse para recibir formación y compartir así los costes. El PP también ha introducido una enmienda para que las comunidades autónomas puedan, dentro de una horquilla, adecuar los costes de los módulos formativos, teniendo en cuenta que los costes laborales no son los mismos en todos los territorios. 

Uno de los temas a los que más importancia dieron el PSOE e IU-ICV fue la posibilidad de que los fondos de formación no empleados en un año puedan utilizarse en el siguiente. En este sentido, el PP transaccionó una enmienda con el PSOE para que los remanentes de crédito al final de cada ejercicio se incorporen a los créditos de siguientes ejercicios. 

Dice el Gobierno que la reforma del sistema de formación para el empleo persigue mejorar la calidad de los cursos para el acceso a puestos de trabajo más cualificados y dotar al sistema de mayor transparencia para evitar nuevos casos de fraude en este ámbito, para lo cual aparta a sindicatos y patronal de la gestión directa, que se abre a la libre concurrencia.