17 septiembre 2015

1,8 millones de parados están sin ningún tipo de prestación

1,8 millones de parados están sin ningún tipo de prestación
En España había en julio 1,8 millones de personas que estaban en el paro y no recibían ningún tipo de prestación por desempleo. Según el boletín mensual de Afi-Asempleo, asociación de empresas de trabajo y colocación, la tasa de cobertura se redujo hasta el 58,5% en este mes. 

La mayor disminución se produjo en quienes percibían una prestación contributiva, los parados de larga duración y quienes reciben una prestación asistencial. Así, en el segundo trimestre de 2015, 2,7 millones de ocupados se encontraban en su puesto de trabajo desde hacía menos de un año, mientras que en 2013 eran unos 2,2 millones.


 El gasto en prestaciones por paro previsto en los Presupuestos Generales cae un 21,7%

La tasa interanual de afiliación en el mes de agosto fue del 3,2%, lo que refleja una caída de 134.289 afiliados, debido en gran parte a los efectos estacionales. Este dato muestra las primeras señales de la desaceleración de la creación de empleo, según esta asociación. Así, Asempleo prevé que en los próximos meses se produzca una desaceleración en el crecimiento interanual de la ocupación. De esta manera, se mantendría un ritmo interanual de crecimiento del 2,6%, lo que llevaría a cerrar el tercer trimestre del año con unos 18 millones de ocupados. 

La reducción del empleo el pasado mes de agosto fue mayor que la registrada en el mismo mes del ejercicio anterior. Aún así, la tasa interanual también es relevante, con un 3,4%. La ralentización de crecimiento afecta también al número de contratos, aunque todavía presenta una tasa interanual por encima del 10%. 

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 planean un gasto en prestaciones por desempleo un 21,7% inferior al programado el ejercicio anterior. Este porcentaje disminuirá, según las previsiones de esta asociación, no tanto por el descenso en el número de desempleados como por el recorte en este área de gasto. Sí crecerá el gasto en fomento del empleo, casi un 10% interanual, el de la bonificación para la contratación de parados (+9%) y el de formación (+5,9%).