23 septiembre 2015

Que el currículum llegue y lo lean

Que el currículum llegue y lo lean
Si antes la entrega de la hoja que acredita nuestra experiencia laboral y capacidades profesionales se realizaba en mano, hoy un solo candidato puede entregar decenas de currículos al día, sin moverse de casa y a golpe de clic. El envío del currículum por mail de manera masiva ha llevado a muchas empresas a contratar sistemas informáticos automatizados que les ayuden a gestionar la ingente cantidad diaria de currículos. 

Pero hasta enviar un currículum por correo electrónico tiene sus claves. Como explican en Eroski/Consumer: aunque nuestra “hojas de servicios” sea brillante y la experiencia dilatada, si no conocemos estas claves podemos quedarnos sin contacto y sin entrevista de trabajo. 

Tener un correo formal y neutro 
Una dirección de correo neutra proyecta una imagen de rigor, profesionalidad y seriedad. Los nombres creativos y originales se pueden utilizar en la vida privada, pero para enviar el currículum el CV debe incluir el nombre y apellido. 

Cuidar el asunto Lo primero es no usar mayúsculas en el asunto porque podría aparecer como spam. Escoger bien las palabras del asunto es fundamental para que abran el correo electrónico. Hay dos posibilidades: responder a un anuncio o enviar una autocandidatura. Si el mensaje es respuesta a un anuncio en el que se señala algún texto específico para el asunto (número de referencia de la oferta, etc.), hay que ponerlo con exactitud. Si es autocandidatura se debería escribir algo parecido a CV nombre y apellidos para el puesto de "xxx". 

Breve texto pero no carta de presentación 
A la hora de enviar un currículum por correo electrónico conviene escribir un pequeño texto a modo de presentación, aunque no una carta de presentación al uso. Hay que tratar de captar la atención en unas pocas líneas bien escritas en las que se resalte lo más interesante del currículum o las competencias profesionales. 

Usar la técnica de imitación 
Puede resultar muy útil aplicar la "técnica de la imitación" en el texto del correo en el que se manda el currículum. Para ello, siguiendo los principios de la PNL (Programación Neurolingüística) hay que fijarse en las palabras usadas para describir la oferta y el tipo de lenguaje que utilizan, pues indica su estilo (formal, coloquial...). Al redactar es posible incluir palabras o frases propias… lo tienen más en cuenta. 

Cuidado con el nombre del archivo 
A la hora de escoger el nombre del archivo se debe demostrar que se es ordenado y cuidadoso y, además, facilitar la tarea de quien debe abrirlo y archivarlo. Así, el nombre del archivo de currículum debe ser uno de estos: 
  • CV_nombre y apellidos 
  • Nombre y apellidos_título_especialidad 
  • Nombre y apellido_marca personal_CV 
  • Currículum_oferta_ nombre y apellido 
  • Nombre y Apellido_currículo_mes y año 
Enviar el archivo en PDF 
Al enviar el currículum por correo electrónico lo idóneo es hacerlo en formato PDF. Es la manera más segura de que llegue tal. Si no, puede ocurrir que la empresa receptora tenga programas distintos, que no se abra el archivo o que, si se abre, cambie la tipología de la letra o quede modificado. 

Mandarlo a la dirección correcta 
Hay que conocer la dirección correcta a la que se debe enviar. Son muchas las compañías que lo indican en sus páginas web o facilitan un formulario para adjuntar el CV. Si no se conoce, se puede llamar para que lo indiquen o dirigirse al correo de RR HH de la empresa en la que se desea trabajar. 

Asegurarse de que no lo confundirán con 'spam' 
Las compañías tienen programas antispam que eliminan los correos que resultan sospechosos. Será considerado spam si se escribe con mayúscula, se usan signos de exclamación o interrogación dentro del asunto o si se deja en blanco. Lo mismo sucederá si se insertan un número excesivo de enlaces, archivos muy pesados o muchas imágenes. 

Prestar atención a la firma 
Conviene tener un pie de firma con los datos personales (nombre, apellidos, teléfono y correo) y el enlace a LinkedIn.