07 septiembre 2015

Redactar una buena carta de presentación

Redactar una buena carta de presentación
Los expertos comparan una carta de presentación con una tarjeta de visita. Efectivamente, un currículum vitae brillante, una buena preparación y una sólida trayectoria profesional son las mejores bazas para conseguir un trabajo. Pero todo ello puede quedar deslucido –incluso muy deslucido– si falla la presentación. 

Se compara la carta de presentación con una tarjeta de visita

La carta de presentación es un documento que sirve para presentarnos ante el reclutador. Según el Observatorio de Innovación en el Empleo (OIE), al tener un formato diferente al del curriculum, permite hablar de ciertos temas que suponen un plus a tu favor y que no tienen cabida en aquel. Por esta razón, a cada oferta que nos inscribamos debemos enviar una carta de presentación personalizada que acompañe al curriculum. Ello puede ayudar mucho a que , nuestra candidatura no pase desapercibida. 

La carta, recomiendan, debe ser creativa, original y efectiva. Además, debe estar enfocada a cada oferta de trabajo a la que nos presentemos. La carta debe mostrar las motivaciones, pero también información sobre el candidato que no esté reflejada en el curriculum y, por supuesto, debe quedar claro que conocemos la empresa. 

En cuanto a la estructura, desde el OIE dan tres recomendaciones: 

Presentación e introducción 
Presentarse y explicar el objetivo de la carta: por qué nos interesa la empresa, el sector y/o el puesto en particular. Si conocemos bien la compañía, aprovéchalo, si no es así, mejor informarse. 

Destacar los puntos fuertes 
Explicar por qué creemos que podemos encajar en el puesto. Hay que explicar que es lo que tenemos que ofrecer y por qué necesitan contratarnos: logros, experiencia, habilidades y capacidades. 

Confirmar la disponibilidad para una entrevista 
Hay que demostrar, de nuevo, el interés por el puesto. Deben incluirse agradecimientos y despedida pero de modo creativo, sin usar tópicos.