19 octubre 2015

Búsquedas de empleo diferentes

Búsquedas de empleo diferentes
En SOMOS sindicalistas tenemos claro que artículos como el que pueden leer solo demuestran la precariedad del mercado laboral actual.

A la hora de buscar empleo, lo más habitual es que nos demos de alta en algún portal de búsqueda de trabajo donde las empresas publican sus ofertas de trabajo. Es la mejor manera de estar visible como “buscador” de empleo y la mejor también para otear las ofertas de nuestro sector. Pero la tecnología y las redes sociales han enriquecido este proceso. Como explica el blog de Fintonic, un simple vistazo a nuestra actividad en redes sociales puede servir para pasar a la primera posición de los candidatos al puesto ofertado, o bien puede acabar con nuestro currículum en la bandeja de descartados.

 La fórmula de Job Portraits aún no se han extendido en España

Lo cierto es que han llegado nuevas formas de búsqueda de empleo como Job Portraits. Esta compañía se encarga de realizar retratos fotográficos de las empresas que están buscando ampliar su plantilla, con el objetivo de conseguir ‘enganchar’ al candidato ideal. 

Se inicia un proceso a la inversa, en donde la compañía desea mostrar al candidato que allí podrá desarrollar todo su potencial, puesto que este es uno de los nuevos objetivos de las empresas: alargar la carrera profesional dentro de la misma empresa. Lo cierto es que en España aún no se han extendido este modelo. 

Otra novedad son las búsquedas booleanas. Este tipo de búsqueda de candidato está basado en el uso de Google y de ciertas órdenes de texto. Si escribimos en el buscador el texto site:www.twitter.com/ ingeniero” obtendremos perfiles relacionados con esta profesión, y comprobaremos de inmediato cómo actúan en esa red social, su carácter y sus conocimientos en esas y otras materias. Las empresas utilizan búsquedas booleanas más específicas, por ejemplo: site:twitter.com (abogado AND inglés AND sap AND Bilbao). 

Ponga un autónomo en su empresa 

La crisis ha provocado el auge de los autónomos o freelance. Las empresas analizan si necesitan un profesional dentro de una determinada área o si, por el contrario, únicamente precisa la realización de unas tareas o proyectos para una tarea puntual. Las organizaciones tienden a analizar sus costes y medir si es necesario invertir a lo largo del tiempo. La solución más barata es acudir a un autónomo o freelance. 

Esta fórmula laboral ha crecido a un ritmo muy fuerte desde que comenzara la crisis, y es una opción para todos aquellos que se encuentren en búsqueda activa de empleo. Darse de alta como autónomo sale mejor ahora –aunque el régimen español sigue siendo de los más “sangrantes” de Europa– debido a ayudas como la tarifa plana, que permiten ser autónomo con una cuota fija de 50 euros al mes durante los primeros meses.