05 octubre 2015

El consumo lastrado por el paro

El consumo lastrado por el paro
Los ligeros signos de recuperación económica han elevado en septiembre el índice de confianza del consumidor (ICC) dos décimas hasta 106,1 puntos, un nuevo máximo histórico y la séptima vez en la que este indicador se sitúa por encima de los 100. El ascenso, sin embargo, se ha visto atenuado por la peor valoración del mercado actual de trabajo.

El ICC se calcula como una media aritmética de dos indicadores: la situación actual y las expectativas. Estas subieron en el último mes en 1,2 puntos (de 113,7 a 114,9) pero el índice de situación actual ha caído en un punto en el último mes, hasta los 97,2. La situación actual se fija en tres aspectos: situación económica general, situación de los hogares y situación del empleo; mientras los dos primeros han crecido —0,9 y 0,4 respectivamente—, los 1.500 encuestados por el CIS han reducido en 4,1 puntos la valoración del estado del mercado laboral, sin duda influenciados en este mes por la finalización de la campaña de contrataciones veraniegas. Un efecto que se ha visto reflejado también en el último dato del paro registrado: en el mismo mes de septiembre creció el número de parados en 26.087 personas.



El 87,9% de los encuestados no ven en su entorno menos personas desempleadas. De hecho, ven las mismas que hace seis meses (un 75,7% de las personas respondieron así) o incluso más (un 12,2%). Sólo un 10,5% siente que el paro ha decrecido entre las personas de su entorno cercano. Más de dos de cada tres personas (un 69,5%) tampoco consideran que la situación en España para encontrar trabajo sea mejor que hace seis meses: un 39,1% de los preguntados por el CIS dice que es igual, mientras que el 30,4% cree que es incluso peor que en marzo. 

El paro ahoga la capacidad de consumo... 

La situación del mercado de trabajo se refleja casi miméticamente en los hogares de los consumidores, tanto en su capacidad de consumo como en el ahorro. El 84,4% observa que la situación económica de su hogar es igual (58,9%) o peor (25,2%) que hace seis meses. Aquellos que estiman que les va peor, achacan la causa de forma mayoritaria (28,1%) al desempleo actual o previsto. El segundo factor que identifican es el alza de precios (un 26,2%) y el tercero es la disminución de los ingresos familiares (20,8%). 

Más encuestados declaran tener que endeudarse para llegar a fin de mes que en septiembre del año pasado

Esta sensación de estancamiento en la economía familiar ahoga el gasto en bienes duraderos. El 91,4% de los encuestados admite que en los últimos seis meses no ha adquirido vehículos como automóviles o motos, el 86,1% ha prescindido de gastar en muebles y el 76% no ha comprado en ese período ni electrodomésticos ni ordenadores personales. La situación tampoco mejorará en el próximo año: un 83,7% estima que sus posibilidades para adquirir este tipo de bienes serán iguales que ahora (69,9%) o incluso menores (13,8%). 

Además, el 4,7% sugiere que contempla comprar una casa el próximo año, pero el resto, un 94,7% de los encuestados, lo descarta. Un porcentaje casi dos puntos mayor a quienes ya no lo contemplaban hace un año. La mayor parte de ellos (46,9%) cree que el precio de las casas va a subir, frente al 38,7% que cree que se mantendrá y un 9,5% que piensa que bajará aún más. 

...y también la del ahorro 

El reflejo del paro en la economía familiar también influye en la capacidad de ahorro, que es tres décimas inferior a la de hace un año. Mientras en septiembre de 2014, un 37,2% de los encuestados decía que podía ahorrar a finales de mes, en el mismo mes de este año ese porcentaje ha bajado tres décimas (36,9%). 

Del lado de los que no pueden ahorrar se encuentra la mayoría de los españoles. Hasta un 62,3% no logra reservar ningún dinero a final de mes y, entre ellos, un 21,8% ha tenido que echar mano de sus ahorros o incluso contraer deudas (un 7,9%, siete décimas más que el mismo mes que el año pasado) para conseguir afrontar sus gastos mensuales. 

Las expectativas de poder ahorrar el próximo año siguen siendo bajas: un 83,2% estima que las posibilidad de poder reservar un colchón mensual en los 12 próximos meses son iguales (59,9%) o menores (23,3%) que ahora. Y es un porcentaje que no se ha modificado desde septiembre del año anterior. Nada ha mejorado en este sentido. También entonces, el 83,2% de los preguntados decía que no tenía expectativa de ahorro. 

Buena evolución general de expectativas y actualidad 

  • La 'foto' actual es mejor que en septiembre de 2014. La valoración de la situación económica del país es hoy 26,1 puntos superior que hace un año, las opciones que ofrece el mercado de trabajo se valoran 23,5 puntos por encima del valor de hace un año y la situación en los hogares ha mejorado en 13,1 puntos desde entonces. 
  • Mejores expectativas de futuro que hace un año. Desde septiembre de 2014 la valoración de las posibilidades del mercado de trabajo ha crecido un 32%, la valoración de la situación económica general aumenta un 33,1%, mientras que el progreso respecto a la situación de los hogares alcanza el 17,1%.