19 octubre 2015

El secretismo de la Comisión Europea respecto al TTIP

El secretismo de la Comisión Europea respecto al TTIP
La Comisión de Comercio plantea la apertura de nuevas salas de lectura en los Estados miembros para aumentar la burocracia necesaria en el acceso a los documentos de las negociaciones del tratado de libre comercio

La negociación del tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea sigue siendo territorio restringido a la ciudadanía de los Estados implicados. En un documento filtrado hoy, titulado TTIP: posibles pasos para facilitar el acceso de los Estados miembros de la UE a ciertos documentos clasificados del TTIP, la Comisión de Comercio, dirigida por Cecilia Malmström, señala los límites para la consulta de algunos aspectos que se negocian con Estados Unidos.


El equipo Malström limita el acceso a los documentos de las negociaciones del TTIP.

El documento es una respuesta a la demanda de varios Estados miembros de mayor facilidad de acceso a los documentos de las negociaciones del Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP). En él, la Comisión de Comercio da una solución a la demanda de esos Estados miembros, expresada en una reunión el 4 de septiembre, y señala que la única forma de acceder a esos documentos por parte de los Estados será a través de la puesta en marcha de nuevas salas de lectura "reading rooms" en las capitales de los Estados miembro. Esto supondrá un acceso más difícil a los documentos, que hasta ahora se enviaban a responsables de comercio desde las embajadas. A partir de ahora, un sólo funcionario gestionará el acceso a estas salas.

Actualmente la reading room (sala de lectura) del Parlamento Europeo ya ha mostrado las dificultades de acceso a documentos de las negociaciones. Los europarlamentarios sólo pueden acceder a ellas acompañados de personal de seguridad, sin dispositivos que permitan hacer fotografías o escaneados de las páginas y con papeles con un membrete que indique a qué Estado pertenecen para evitar las filtraciones.

Tom Kucharz, de Ecologistas en Acción, denuncia el alcance de estas restricciones, ya que violan el artículo 218.10 del Tratado de Funcionamiento de la UE. Las restricciones "impiden a los miembros del Parlamento Europeo y de los Gobiernos de los Estados miembros iniciar un análisis detallado del acuerdo". Asimismo, según recuerda, hay tres tipos de documentos: los que llegan a los Estados, los que están en la sala de lectura y un tercer tipo que ni siquiera llega a la Reading Room.

También según Ecologistas: "Las restricciones de acceso a los documentos de las negociaciones vulneran igualmente el fallo del Tribunal de Justicia del 3 de julio de 2014 (asunto C 350/12 P) que dice que los dictámenes jurídicos del Consejo relativos a los acuerdos internacionales no deben ser automáticamente 'clasificados' y eximidos de su publicación y que el Consejo 'debe primero explicar cómo la desclasificación podría dañar concreta y efectivamente el interés [público]'".
Negociaciones con los lobbies

El documento divulgado hoy responde a la solicitud de Estados miembros para que la Comisión Europea presente vías suficientes para el acceso a esos documentos, tras el intento por parte de Malmström de restringir la información tras el fin de la 10ª ronda de negociación en julio. La filtración de esta nota coincide con el comienzo de la ronda 11ª, que se abre este lunes en Miami (Florida). 


Ecologistas denuncia que la información se maneja como si fueran "secretos de guerra" y no políticas comerciales.

Desde Ecologistas en Acción, se denuncia como una "farsa" el anuncio de Malmström de ofrecer transparencia en la negociación. Esta organización señala que la comisaria de Comercio miente cuando dice que el Parlamento Europeo tiene acceso a toda la documentación sobre las negociaciones: "Los documentos sobre el TTIP han sido escondidos de la opinión pública, como por ejemplo la demanda del Gobierno estadounidense para abrir el mercado de la educación universitaria en la UE".

Otros documentos hurtados al escrutinio de los miembros del Parlamento y a los Estados miembro son los contactos de los negociadores de la Comisión Europea con representantes de la industria y las actas de dichas reuniones, o la postura que la Comisión Europea ha mantenido en algunos de los aspectos más delicados de las negociaciones. Según denuncia Ecologistas en Acción, entre la información censurada está una serie de pasajes de la reunión que miembros de la Comisión de Comercio mantuvo con representantes de la banca Goldman Sachs el 17 de diciembre de 2014.

Leer más: Los lobbies copan las reuniones con la CE en torno al TTIP

Para Kucharz, la política de opacidad de la Comisión Europea es "inaceptable y antidemocrática". Esta organización compara el secretismo de las negociaciones con el "manejo de secretos de guerra y no a políticas comerciales que afectan cada uno de los aspectos de nuestras vidas cotidianas". Desde Ecologistas se recuerda que todos estos documentos deberían ser accesibles "según el artículo 218 del Tratados de Funcionamiento de la Unión Europea, a cualquier ciudadano".