17 noviembre 2015

El trabajo, los derechos laborales y la risa

El trabajo y los derechos laborales
Conseguir dibujar una sonrisa o despertar una sonora carcajada en quien recibe tu obra no es nada fácil si la materia prima destinada a provocar tales reacciones es la vulneración continua de los derechos laborales a lo largo y ancho del planeta. Se puede lograr, pero la sensación de que algo se congela acompaña a esa risa y deja una mueca rara en la cara.

Pero, al fin y al cabo, se puede (y debe) hacer humor con todo: le resta trascendencia a los asuntos aparentemente más graves y hace que se puedan abordar desde otra perspectiva. La cuestión es desde dónde se realiza el chiste, desde qué posición se busca la burla y con qué objetivos.
Si se hace desde una situación de privilegio, ese ejercicio humorístico significará una cosa; si quien provoca la risa sufre ese privilegio, será otra bien distinta.

Con este ánimo, la asociación La Oliva y el sindicato de Catalunya han organi­zado el Primer Concurso Inter­nacional de Humor Gráfico sobre Derechos Laborales, cuya primera fase acaba de concluir con la elección de las obras ganadoras.

"El humor gráfico es un lenguaje universal con el que se puede tratar este tema de manera que cualquier persona pueda pensar y reflexionar profundamente sobre ello"

La respuesta a la convocatoria ha sorprendido a las propias organizaciones, que han recibido más de 700 ilustraciones procedentes de 56 países. "Nos llegó un dibujo procedente de Mombasa (Kenia), que nos hizo mucha ilusión y también nos causó sorpresa porque te preguntas cómo habrá llegado la convocatoria has­ta allí. En realidad, es una demostración más de que la pérdida de derechos laborales es mundial, como también ha de ser la respuesta, y también de que el humor gráfico es un lenguaje universal con el que se puede tratar este tema de manera que cualquier persona pueda pensar y reflexionar profundamente sobre ello, independientemente de dónde viva o de que sepa o no leer", comenta a Diagonal Moi­sés Rial, secretario de Comunicación sindical en Catalunya.

En total, 256 ilustradores e ilustradoras han aportado sus obras al concurso, para tratar de llevarse alguno de los siete premios en liza, los tres principales y otros cuatro accésit de carácter temático (sobre represión sindical, economía social, seguridad y salud en el trabajo, y conciliación de la vida familiar y laboral).
Símbolos de lucha

El jurado, formado por, entre otros, el periodista marroquí Ali Lmrabet, condenado a prisión en 2003 por unas viñetas; el dibujante catalán Jaume Cap­devila, 'Kap', o la campesina y cooperativista Paloma Fuentes, ha seleccionado las siete ilustraciones ganadoras entre un montón de representaciones alusivas a motivos clásicos de la lucha sindical contra la explotación capitalista, la crueldad patronal, el trabajo infantil, la desigualdad salarial o la doble jornada que realizan muchas mujeres en su puesto de trabajo y en casa.



Pero los dibujos recibidos también muestran otras realidades de plena actualidad como las migraciones. Así, el primer premio ha sido para el ilustrador kazajo Galim Boranvayev, el segundo para el rumano Liviu Stanila y el tercero para el catalán Ferran Martín.

Exposición itinerante

Este proyecto de La Oliva y el sindicato en Catalunya no termina con la entrega de estos galardones. En esta nueva etapa, su propósito es llevar a cabo una exposición itinerante en la que mostrarán unas 80 ilustraciones y también crear distintos materiales de carácter educativo.

Siguiendo esta línea de trabajo, otro de los objetivos que persiguen es publicar un libro que contendrá una selección de los dibujos y también varias entrevistas en profundidad a varias personalidades expertas en temáticas laborales diversas, como la colectivización de empresas en América Latina, la economía solidaria, las funciones de una institución como la Organización Internacional del Trabajo o las miradas sobre la cuestión laboral que aportan las economías feministas. Para esta última parte del proyecto han abierto una campaña de financiación colectiva.

SOMOS sindicalistas diagonal