03 noviembre 2015

¿Puede obligarme la empresa a usar uniforme en el trabajo?

¿Obligarme la empresa a usar uniforme en el trabajo?
No, la ley no obliga a que el trabajador utilice uniforme. Pero es probable que la empresa para la que se trabaja sí lo haga. En ese caso, debe estar especificado en el contrato y en el reglamento interno de trabajo. Si es así, no se puede llevar cualquier vestimenta, pues al firmarlo el nuevo trabajador se compromete a utilizar uniforme como una más de sus obligaciones laborales. 

Se puede obligar a utilizar uniforme por seguridad, higiene o imagen de empresa

De hecho, como repasa Consumer, se considera falta grave acudir sin la ropa obligatoria. La compañía debe entregar el uniforme y asegurarse de que es una vestimenta adecuada para que se pueda trabajar con comodidad. Además, se deben mantener siempre las prendas limpias y en buen estado. 

La facultad de las empresas de poder obligar a los trabajadores a llevar un uniforme –el derecho a la libertad de empresa en el artículo 38 de la Constitución– se puede enfrentar con el interés del trabajador por mantener su libertad durante la jornada laboral –reconocido en el artículo 18.1 de la Constitución y en el 4.2 e) del Estatuto de los Trabajadores– y en ostentar el poder de decisión sobre su propia imagen. 

De manera mayoritaria, las sentencias judiciales señalan que obligar a llevar un uniforme es hacer que se obedezcan las órdenes empresariales dentro del ámbito y organización del trabajo, pero no contraviene el derecho a la intimidad ni a la propia imagen, a no ser que la ropa atente contra la dignidad de la persona. 

Por seguridad, higiene o imagen de empresa 

Hay distintos motivos por los que se obliga a utilizar uniforme en el trabajo. Uno de ellos es el caso de la seguridad. Hay profesiones como policías, médicos y personal de ambulancias, bomberos, etc. que deben llevar prendas específicas por motivos de seguridad: botas especiales ignífugas, cascos para protegerse si se trabaja en una obra o chalecos reflectantes para acceder a las pistas, si se realizan labores de personal de un aeropuerto, entre otros muchos casos. 

También la higiene obliga a llevar prendas determinadas en algunos empleos. El caso más conocido es el de los cocineros y el resto de personal de cocina, que deben llevar de manera obligatoria un gorro para garantizar la higiene. Así se estipula en el Real Decreto 2207/1995, que establece que en las compañías del sector alimentario es obligatorio el gorro de cabeza. 

Además, también es muy corriente exigir uniforme al personal por razones de imagen de empresa. El uso de uniformes por parte de los empleados es una manera de hacer llegar a los potenciales clientes la idea de seriedad y presencia de la compañía, además de ofrecer confianza. Son muy numerosas las prendas que, además, llevan los colores y el logotipo institucional como reforzamiento de marca y, en estos casos, el uniforme no se usa ya solo como ropa de trabajo, sino que se ha convertido en una parte más de la imagen corporativa.