21 diciembre 2015

Todos los partidos deben respetar sus programas de creación de empleo

Gran coalición o ingobernabilidad, las dos opciones que deja el 20D
Tras las elecciones y con un complicado panorama para todos los partidos, desde SOMOS sindicalistas lo que pedimos es que los partidos cumplan lo prometido y sea la creación de empleo la premisa y obligación de todos, las políticas sociales etc, que no vuelva a suceder como en el pasado que lo prometido sea agua de borrajas o incluso lo contrario como el partido que los últimos cuatro años a generado la mayor desigualdad social y destrucción de empleo de la historia de la democracia.

Tremendo cacao. Las urnas han hablado y, en esta ocasión, han sido poco concluyentes. 13 candidaturas han entrado en el Parlamentopara la XI legislatura. Son tres más que en las elecciones de 2011.

El PP ha ganado las elecciones pese a perder 63 diputados y con ellos la mayoría absoluta. Pese a los malos resultados, Mariano Rajoy será el encargado de intentar formar Gobierno. Sus posibilidades pasan por un acuerdo de Gran Coalición con el PSOE o una suma inverosímil con Ciudadanos y otros partidos, una posibilidad ya descartada. Pese a ello, Rajoy sobrevive a su propia figura y gestionará los tiempos como ya lo ha hecho en los últimos cuatro años.

Débil pero en pie, el PSOE se mantiene como segunda fuerza. Sus resultados, los peores desde la restauración democrática tras el Franquismo, pueden ser suficientes para que los socialistas se lancen a la aventura de intentar formar Gobierno, algo que entraña dificultades de sobra conocidos.

Los excelentes resultados de Podemos han sabido a poco en la madrileña plaza del Reina Sofía, donde se han congregado sus simpatizantes. Los sondeos de primera hora y las encuestas clandestinas de Andorra publicadas a lo largo de la semana situaban al partido morado, junto a sus socios catalanes, valencianos y gallegos, como segunda fuerza en el Parlamento.

No ha sido así, y Podemos se queda en una situación cómoda: PP y PSOE serán los encargados de intentar formar Gobierno, si no lo consiguen Podemos puede intentar el definitivo “asalto a los cielos” en una hipotética repetición de elecciones. El peligro mayor lo correrán los Ayuntamientos "del cambio" que tengan apoyo del PSOE –el principal, Madrid–, que pueden convertirse en moneda de cambio para hipotéticos pactos a escala estatal.

Ciudadanos, agitadora cultural y social de la campaña electoral –Albert Rivera ha sido con mucho el candidato más activo en TV de los últimos tiempos– ha conseguido buenos resultados en Madrid, no así en Catalunya, donde C’s no ha repetido sus buenos resultados de las autonómicas del 27 de septiembre. El partido naranja tampoco será el partido bisagra que se esperaba tras la última encuesta del CIS, su papel no está claro en un Parlamento, por otro lado, nada claro.

Los “actores secundarios” tienen un papel que jugar en un Parlamento con unas aritméticas que serán interpretadas como “ingobernables” en varios momentos de la legislatura. PNV ha vencido en el País Vasco, aunque con menos votos que Podemos, y eso le sitúa como uno de los actores que aportarán estabilidad. IU-UP, que ha obtenido con su marca sólo dos diputados, estará destinado a dialogar con Podemos para una posible confluencia con mayor ímpetu que el puesto por unos y otros en los meses previos a estos comicios.

La situación en Catalunya marcará la legislatura. El papel de las Candidaturas d’Unitat Popular, que no se presentaban hoy, puede desbloquear o precipitar los acontecimientos en las próximas semanas. El cierre en falso al desafío independentista de gran parte de la sociedad catalana no parece posible sin la Gran Coaliición de populares y socialistas, algo que desgastaría especialmente a los segundos.

Los resultados del 20 de diciembre sólo dejan una cosa clara: el panorama político ha entrado en una nueva fase en la que el bipartidismo ha perdido el papel protagonista que tenía desde hace más de 30 años. Bienvenido sea.

SOMOS sindicalistas diagonal