28 enero 2016

"Dicen que el paro está bajando..."

"Dicen que el paro está bajando... pues será para su familia, porque la mía peor no puede estar"
Primera hora de la mañana y gente de todas las edades que se apelotona enfrente de las puertas de la Oficina de Empleo. Quejas y más quejas se escuchan a lo largo de la fila mientras esperan para entrar a la Oficina de Empleo para que les "sellen el papelito". 

A pesar de que la tasa de desempleo baja con cifras históricas en el cuarto trimestre de 2015, y el optimismo entre los jóvenes crece, los parados de larga duración siguen viendo muy oscuro el panorama actual: jóvenes en búsqueda activa del primer empleo pero "sin experiencia", mayores de 50 años en paro que "no son válidos" para trabajar por la edad... muchas son las trabas que ponen las empresas españolas para contratar nueva plantilla.

 Rigoberto Rodas, de 54 años se enfrenta diariamente a este problema. Es colombiano, lleva 15 años en España y más de cinco en paro. Está cobrando el subsidio por desempleo e informa que "en estos años no me han llamado nunca (del INEM) para ofrecerme ningún empleo. He buscado por mi cuenta pero me ponen pegas, más que todo, por la edad". 

Es pintor y, de vez en cuando, le sale alguna "chapuza" que le ayuda a salir adelante. Además no ve mejoría respecto a la situación de los parados: "Dicen que va mejorando un poquitín pero eso es muy incierto. Sí que hay meses que se nota que sube el empleo pero de pronto vuelve a bajar de golpe", matiza. 

Becas y medias jornadas con las que "solo puedes malvivir" 

En una situación muy diferente a la del colombiano se encuentra Irene García, jóven madrileña de 27 años que está esperando para firmar su primer "contrato". Licenciada en Farmacia, se fue de Erasmus y sacó un máster en Investigación, preparación que, de momento, solo le ha servido para ser becaria. "Hasta ahora lo único que he conseguido han sido becas", declara. 

Irene se encuentra a la espera de que, la última empresa en la que estuvo formándose finalmente la contrate, ve el panorama de lo jóvenes "muy complicado" porque "sales de la carrera y todo va por becas y son un abuso. A mi, por ejemplo, me pagaban 700 euros, con los que solo puedes malvivir". 

Como muchos españoles, la farmacéutica pensó en irse fuera del país para buscarse la vida. "Cuando acabé la beca me planteé irme a Inglaterra y, si finalmente no me sale trabajo, me lo volveré a plantear" porque "con 27 años, todavía no he cotizado nada y el tiempo va pasando". 

Otro jóven, Aarón Zafra, de 24 años, está en paro. Sin estudios —solo el graduado escolar— ni formación se encuentra en una situación extrema: "Estoy desesperado", comenta. Su madre y su hermano —que tiene a cargo dos niñas— también están desempleados y además, su padre es pensionista y padece un 80% de minusvalía. "Peor no se puede estar. Estamos pasando grandes dificultades". 

Está dispuesto a trabajar de cualquier cosa. Ha colgado su currículum en todas las páginas destinadas a la búsqueda de empleo, incluso "para cosas en las que nunca pensé trabajar" y está en proceso de sacarse el carné de conducir para ampliar horizontes. 

"Está la cosa fatal y desmoraliza estar en esta situación", manifiesta y añade que "lo único que te ofrecen son trabajos de 4 horas y se creen que una familia puede estar viviendo con menos de 800 euros al mes. Explotación y sueldos basura, eso es lo único que hay". 

Aarón comenta que el descenso de la tasa de paro "es mentira" y que "los que dicen que el paro está bajando... será para su familia". El jóven también critica duramente a los políticos: "si devolvieran todo el dinero que han robado no estaríamos como estamos. Ellos solo quieren trincar y la población les da lo mismo" y como declara que como la situaciín siga así "tendremos que ponernos todos a robar, como hacen ellos, porque algo tendremos que comer. Lo que no se puede hacer es seguir sufriendo". 

"El sistema tendría que cambiar" 

Todos están de acuerdo en que "el sistema tendría que cambiar". Asimismo, la política es el primer ámbito que critican los ciudadanos: "España es un gran país, muy trabajador, pero un país se mide en 3 parámentros: social, político y económico y políticamente hablando tenemos una gran contrariedad. Además hay un problema de mensaje y yo creo que el empresario no coordina y no comunica y ahí hay un primer fallo en la relación con los empleados. Tenemos que tener un proyecto común y no lo hay", comenta un español con nacionalidad suiza y que trabaja en Londres. 

"Soy de padres españoles pero me he criado en Suiza, hice carrera en Estados Unidos y volví. Me da verguenza tener un 20% de paro en España. Tengo amigos muy cualificados que llevan un año o más en situación de desempleo. Esto es una lacra. No es normal que un país como el nuestro esté así", asegura. "En suiza, por ejemplo, cuando estás más de 3 meses en el paro, desde la Oficina de Empleo se preocupan, te llaman y te ayudan a encontrar empleo. Tienen un control absoluto, algo que falta aquí. Espero que cambie". 

Por su parte, Brusmari Jiménez Bargas de 53 años, enferma y operada de un cáncer de riñón busca comprensión. Actualmente cuida a los hijos de su prima durante dos horas diarias para poder cotizar y "cobrar algún tipo de prestación cuando me ponga de baja otra vez" porque dentro de unos meses tienen que volver a operarla. 

Recién salida del hospital acudió al INEM para le devolvieran la ayuda por desempleo que estaba cobrando pero se la denegaron. "Me ofrecieron trabajo de limpiadora de oficinas, de cocinera, de barrendera... pero recién operada no podía ni caminar. Lo rechacé y no me dieron ninguna ayuda por eso. Tenía que vivir y comprar medicamentos para curarme y no lo entendían". 

Asimismo critica el sistema de ayudas que ofrece el Gobierno: "Ofrecen ayudas públicamente pero cuando tu vienes a que te las concedan te ponen pegas por todo y a la hora de la verdad no te las dan. Te lo ponen difícil hasta para darte 426 euros de ayuda".

SOMOS sindicalistas 20minutos