24 febrero 2016

Disminución de garantías por despido: el pacto contra los trabajadores de PSOE y CS

El contrato propuesto por PSOE y Ciudadanos reducirá las indemnizaciones por despido
Nunca estuvo Pedro Sánchez más cerca del cielo como esta mañana, la del 24 de febrero, en la que ha presentado el acuerdo de Gobierno entre PSOE y Ciudadanos.

Un acuerdo que es "un éxito" en palabras del secretario general de los socialistas, que consta de 66 páginas y se llama "Acuerdo para un Gobierno reformista y de progreso". Será la oferta que el PSOE llevará el 2 de marzo al primer intento de investidura que echará a andar la cuenta atrás hasta unas nuevas elecciones, siempre y cuando la oferta de Sánchez no encuentre acogidaentre PP o entre Podemos.

La realidad de los 176 diputados que necesita no ha conseguido empañar la presentación por parte de Sánchez, que ha repetido la palabra "histórico" para referirse al texto. La invitación a sumarse al acuerdo que ha lanzado el líder del PSOE deja fuera a Pablo Iglesias y Podemos del acuerdo de coalición que había presentado a Sánchez.

"Pase lo que pase, este acuerdo no tiene fecha de caducidad", ha dicho el candidato socialista, quien ha presentado el texto como un pacto de legislatura y no de investidura. Dicho de otro modo, el texto puede ser el comienzo de una "gran amistad" que se extienda hasta la campaña electoral del final de primavera.

Entre las medidas que Sánchez ha extractado del texto, hecho público hoy, se han destacado tres derogaciones: la de la reforma laboral, la de la llamada Ley Mordaza y la de la Ley Wert de educación. No obstante, el texto es menos clarosobre estos puntos.

No se habla de derogación de la reforma laboral de 2012 sino de puesta en marcha demedidas que la corregirían y darían paso a una nueva reforma del mercado de trabajo. Sobre la LOMCE, se habla de paralizar aquellos aspectos que no hayan entrado en vigor.

"No pienses en un contrato único"

Respecto a la reforma laboral, el documento incluye un deseo de "cerrar la brecha entre contratos temporales y fijos", un punto del programa de Ciudadanos, que ha apostado desde su área económica por el establecimiento de un contrato único.

Sánchez ha planteado que se reducirán a tres los tipos de contratación que hay en la actualidad, aunque el texto indica que se creará "un nuevo contrato estable con indemnizaciones crecientes", al estilo de lo propuesto por Ciudadanos previamente, y que se crearán dos contratos: indefinidos y el citado contrato "estable", que no tendrá una duración superior a dos años.

Leer: Hacia el contrato único temporal renovable

Junto a la deriva hacia el "contrato único", medidas contestadas desde la economía de izquierdas como la puesta en marcha de la llamada "mochila austríaca" para la creación de un fondo de capitalización de las indemnizaciones por despido, que ya ha sido puesto en práctica y que tiene como resultado indemnizaciones menores que las establecidas por el reglamento actual.

Leer; El modelo austriaco y el triunfo de la flexiseguridad

En la actualidad, el despido improcedente de un trabajador temporal tiene una indemnización de 33 días por año. En caso de que salga adelante la propuesta presentada hoy, esos 33 días se reducirán a 20 el primer año y 25 el segundo, tal y como ha explicado el abogado laboralista Fabián Valero en su cuenta de Twitter.

Asimismo, la apuesta de PSOE y Ciudadanos incluye un Complemento Salarial Garantizado, un "crédito fiscal" para completar la cantidad que perciben las personas trabajadoras en situación de pobreza. Está medida ha sido rechazada por parte de los economistas de izquierdas.

En una entrevista en 20 Minutos, Alberto Garzón, encuadrado dentro del equipo que negocia paralelamente con PSOE, Podemos y Compromís para la formación de un pacto, criticaba el Complemento Salarial que considera una propuesta para "subvencionar los trabajos basura que dan algunos empresarios".

Leer: El complemento salarial de Ciudadanos

El combo PSOE-Ciudadanos añade además una propuesta de Ingreso Mínimo Vital, poco desarrollada en el documento, que no añade ninguna característica de universalidad sobre las rentas mínimas actuales y sigue siendo condicional a los itinerarios vitales y "adaptados" a las distintas situaciones personales y familiares de las personas candidatas a percibir estas rentas.
No habrá reforma fiscal

El documento profundiza poco en materia fiscal. "El nuevo gobierno propondrá reformas del sistema impositivo que eleven la recaudación sin subir los impuestos a la clase media trabajadora, desplazando parte del peso de la carga tributaria hacia la riqueza y el uso de recursos naturales finitos".

No hay referencia a si se modificarán otra vez los tipos de los distintos tramos del IRPF o si se establecerán reformas en el impuesto de sociedades. El acuerdo no plantea cambios en la SICAV, más allá de "reforzar el control" sobre ellas, y no toca las SOCIMI,los vehículos de inversión inmobiliaria de moda. Sí se explicita que se llevarán a cabo distintas medidas contra el fraude y la evasión fiscal.

Ley Mordaza ¿reforma o derogación?

Aunque Sánchez ha asegurado que se derogará la llamada Ley Mordaza, el texto publicado dice que ésta "se reformará" con el fin de revisar los preceptos que han sido recurridos ante el Tribunal Constitucional y aquellos otros que reconocen facultades excesivas de intervención por las fuerzas de seguridad".

Catalunya

El pacto sí deja meridianamente claro que PSOE y Ciudadanos se oponen "a todo intento de convocar un referéndum con el objetivo de impulsar la autodeterminación de cualquier territorio de España". Un claro escollo para el entendimiento con Podemos y las confluencias, especialmente En Comú Podem.

SOMOS sindicalistas Diagonal