26 febrero 2016

#PasajeSeguroYa llenarán las calles de más de 40 ciudades españolas

La exigencia de un pasaje seguro para los refugiados sale a las calles
Diversos colectivos como Bienvenidos Refugiados España han organizado movilizaciones mañana sábado 27 de febrero en más de 40 ciudades del Estado.
Y cada vez son más quienes se suman a la protesta, incluso sindicatos y partidos políticos. Aunque algunos hayan legislado o avalado políticas de extranjería y asilo que desde hace más de 30 años condenan a situaciones de persecución, detención y expulsión del país a personas migrantes o refugiadas.

Por eso, quizá mañana quienes acudan a las movilizaciones se sorprendan al ver ondear banderas de partidos políticos que han legislado contra los derechos humanos.

Ante esta peculiar situación, la Red Solidaria de Acogida de Madrid, que ha atendido a casi 3.000 refugiados en los últimos cinco meses, ha hecho público un comunicado, Construir sin perder la memoria, en el que muestran su interés por unir fuerzas, sin olvidar que las políticas de estos partidos han colaborado en la creación de estas situaciones.

"Vamos a ser claros: no se llega a los 60 millones de personas desplazadas en el mundo por casualidad, mucho menos se producen las miles de muertes en el Mediterráneo por razones de una selección natural, sino a consecuencia de las políticas represivas de control que en el caso del Estado español desde mediados de los años 80 han tenido al Partido Popular (PP) y al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) como sus máximos defensores", dice el texto.

Además, recuerdan que los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) surgieron con la primera Ley de Extranjería de 1985 impulsada por el gobierno socialista de Felipe González. Desde entonces, se permite privar de libertad a las personas migrantes por una falta administrativa, es decir, por no tener su situación regularizada. Todos los gobiernos de España han defendido y justificado la existencia de estas cárceles para extranjeros donde se repiten las denuncias de malos tratos, abusos, torturas y muertes.

"También ambas formaciones han puesto concertinas, les han llamado 'ilegales' y les han dicho que el único camino que tenían era 'volverse a su país'. Han ordenado redadas masivas en nuestros barrios, deportaciones violentas e incluso, a nivel europeo. En 2008 votaron conjuntamente la Directiva del Retorno –más conocida como Directiva de la Vergüenza– que permite expulsar a menores no acompañados, la ampliación hasta 18 meses de las detenciones en CIE por estancia irregular y la expulsión a terceros países".

Pero no son los únicos ejemplos. En su escrito, recuerdan la matanza del Tarajal, en Ceuta, hace dos años. "Un hecho bastante similar a los sucesos de octubre de 2005 cuando gobernaba el Partido Socialista y fueron asesinados a tiros una decena de migrantes en el intento de saltar la valla. Como siempre, la única culpa fue de Marruecos, como si no existieran convenios millonarios para que el vecino país haga de gendarme de nuestras fronteras", resume el comunicado.

Ocasionalmente parece que los partidos políticos y sus líderes verdaderamente se sensibilizan, como sucedió tras la muerte del pequeño Aylán. Pero desde la Red Solidaria de Acogida recuerdan que "la familia del pequeño Aylán no habría podido pedir asilo en una embajada española porque en la última Ley de Asilo (2009), aprobada por el gobierno socialista con el apoyo del PP, se coartó la posibilidad de hacerlo. Aquel gobierno de Zapatero acompañó esa modificación con dos medidas más que atentaban contra los derechos de las personas refugiadas: solicitar visado de tránsito a los ciudadanos sirios que llegaran a España rumbo a otros destinos (para impedir que pidieran asilo en nuestros aeropuertos); y prohibirles el paso a la península a los solicitantes de asilo en Ceuta y Melilla hasta que se resolviera su solicitud, lo que redujo enormemente el número de solicitudes. Hoy, a seis años de aquella Ley, seguimos esperando la redacción del correspondiente reglamento, vital para la aplicación de muchos de los derechos allí legislados".

Desde la Red, también recuerdan que garantizar los derechos de los refugiados implica a todas las administraciones y se necesita una nueva legislación. Y concluyen con una larga lista de exigencias de carácter inmediato: "Habría que poner fin a las redadas racistas, cerrar los CIE, eliminar las concertinas, terminar con las devoluciones en caliente, garantizar la universalidad en la atención médica, desligar los derechos humanos de las condiciones laborales. 'Welcome Refugees' debe ser mucho más que un bonito lema. Construir sin perder la memoria, de eso se trata. La única forma de cambiar el rumbo de esta historia".

SOMOS sindicalistas Diagonal