28 marzo 2016

Como quedar bien con una empresa de la que te marchas y tuviste buena relación

Antes de renunciar, revisa el contrato que firmaste cuando llegaste a la empresa
No borres de tu lista de contactos a compañeros y superiores: nunca sabes cuando vas a necesitar que te echen un cable.

Es posible que estés en busca de un reto más ambicioso, que sientas que ya no puedes dar más de ti o que estás agotado. Si notas que necesitas un nuevo proyecto y que es el momento de un cambio, una de las opciones es dimitir, dejar tu trabajo, Si ya te has decidido a dar el paso y vas a rescindir el contrato que te une a tu empresa, deberás estar muy atento a esta serie de recomendaciones para que tu salida sea lo más "elegante" posible.

 No te precipites 
No debes tomar una decisión precipitada, reflexiona y medita antes de abandonar para hacerlo en el mejor momento. No dimitas hasta que hayas recibido las comisiones y los bonus que estabas esperando. 

Revisa tu contrato 
Antes de renunciar, debes revisar el contrato que firmaste cuando entraste en la empresa. Es posible que exista alguna cláusula que no conocías. 

Esmérate con la solicitud de dimisión por escrito 
En esta carta, deberás incluir y explicar las causas que te llevan a renunciar, hazte entender. Agradece los servicios desempeñados por la empresa hasta el momento de tu marcha y ofréceles tu ayuda para buscar un sustituto. No dejes de cumplir con tus obligaciones hasta no abandonar la empresa 

Notifica tu decisión con tiempo 
Si quieres quedar bien, notifica tu decisión al menos dos semanas antes de irte. No debes dejar desamparada a la empresa, ofréceles asistencia para encontrar a alguien que te remplace, nadie mejor que tú conoce tu puesto de trabajo. 

No te desentiendas después de dar la noticia 
Tienes un compromiso con tu compañía y hasta que no dejes de formar parte de ella deberás cumplir con tus obligaciones de la misma manera que lo hacías hasta entonces. No holgazanees, sé profesional. 

No pierdas el contacto 
Es conveniente mantener relaciones con tus anteriores compañeros y superiores. No los borres de tu lista de contactos, nunca sabes cuando vas a necesitar que te echen un cable, por ejemplo, a la hora de pedir una carta de recomendación. También debes estar predispuesto a ayudarles si ellos te lo piden. 

Sé optimista 
Si has abandonado porque tu situación era insostenible y aún no tienes otra oferta de trabajo, no te desesperes, las oportunidades van a llegar y deberás recibirlas con tu mejor cara.

SOMOS sindicalistas 20minutos