05 abril 2016

Apertura de juicio a un antidisturbios: presuntas lesiones a un manifestante

Apertura de juicio a un antidisturbios por un delito de lesiones a un manifestante
Un auto de 18 de febrero abre juicio oral contra un policía que golpeó repetidamente a un manifestante durante una concentración contra la ley mordaza, en diciembre de 2013, provocándole graves daños.

La Comisión Legal Sol, en un comunicado de prensa, anuncia el inicio del juicio tras más de dos años de la interposición de la denuncia contra el agente. El auto del juzgado de instrucción número 49 señala el inicio del procedimiento contra el antidisturbios.

Los hechos ocurrieron durante una manifestación convocada por la Coordinadora 25S contra la la Ley Orgánica de Protección de Seguridad Ciudadana, o ley mordaza, que estaba pendiente de aprobación durante esos días. Según datos de los convocantes, fueron más de 5.000 las personas asistentes a dicha concentración en la plaza de Neptuno de Madrid, y se quería acabar rodeando el Congreso de forma simbólica conta la aprobación de la ley antiprotesta.

En esta plaza próxima al Congreso se corearon gritos como "No Pasarán" o "No a la ley mordaza", entre otros, en medio de un fuerte despliegue policial que contó con más de 25 grupos de la Unidad de Intervención Policial, integrados por más de 1.250 agentes antidisturbios.

A última hora de la protesta, se produjeron varias cargas policiales de gran violencia. En una de ellas, un agente antidisturbios golpeó fuertemente con la porra a J.M.F.V. ocasionándole graves lesiones en una mano por los que este manifestante ha tenido que ser operado en varias ocasiones, resultando afectado con secuelas de por vida. En dicha protesta resultaron heridas también otras diecinueve personas y otras siete fueron detenidas. La protesta fue respaldada por diversos colectivos sociales, también por algunos partidos políticos y sindicatos.

Desde la Comisión Legal Sol se señala a este medio que ha sido posible identificar al policía agresor gracias a la colaboración de varios fotoperiodistas que han aportado abundante material gráfico del momento de la agresión y donde se podía ver el Número de Operativo Policial, NOP, que va gravado en el chaleco y es visible en la espalda del mismo.

La Comisión Legal Sol explica a Diagonal que "gracias a la lucha durante años de diversos colectivos jurídicos y de la ciudadanía en general, se ha conseguido la implantación del NOP y eso ha permitido identificar al agente".

Desde esta organización se incide también en que con anterioridad a la implantación de número operativo, el chaleco de los policías solía tapar el número de placa y se hacía imposible identificar a los funcionarios de policía, y eso ha servido en muchas ocasiones como excusa para archivar las denuncias.

SOMOS sindicalistas Diagonal