11 abril 2016

Iberdrola anuncia a los sindicatos el cierre de la central nuclear de Garoña

Sánchez Galán comunicó el jueves a los representantes de los trabajadores que la planta burgalesa, parada desde diciembre de 2012, “no se va a reabrir”
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, comunicó el pasado jueves a los sindicatos de la compañía que la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) se cerrará “por motivos económicos”, según ha comunicado una de las organizaciones sindicales presentes en ese encuentro, sindicalmente, en un correo electrónico remitido este lunes a la plantilla de la primera eléctrica española.

Galán hizo este anuncio en la tradicional reunión que mantiene con los sindicatos y los máximos representantes de Recursos Humanos de la eléctrica, en la víspera de la Junta General de Accionistas de Iberdrola del pasado viernes. En el encuentro también estaban presentes el director de Finanzas y de Recursos de Iberdrola, José Sáinz Armada, y el director de Recursos Humanos, Ramón Castresana.

Fuentes conocedoras del encuentro dijeron que Galán aseguró que el negocio de generación de electricidad de Iberdrola en España es deficitario y, en ese contexto, los representantes de los trabajadores le preguntaron por el futuro de Garoña. Su respuesta, que la planta se cierra por motivos económicos y “no se va a reabrir”.

El pasado martes, Galán recordó en una entrevista que en todo el mundo se están cerrando varias centrales nucleares, "y no por razones políticas, sino económicas, porque no son viables". "No es tanto nuclear sí o nuclear no, sino si es segura o no, o si es eficiente o no", señaló.

Iberdrola es la copropietaria de Garoña, la central nuclear más antigua de España, a través de Nuclenor. El otro 50% pertenece a Endesa. La planta lleva parada más de tres años, pero Nuclenor ha pedido al Ministerio de Industria operar hasta 2031, cuando se cumplirían 60 años desde su puesta marcha.

La petición, presentada en 2014, requiere del visto bueno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), organismo cuyo consejo está controlado por el PP, que es proclive a la reapertura. Sin embargo, tras las últimas elecciones, todos los grupos políticos salvo el PP remitieron una carta al regulador nuclear en la que le instaron a aplazar el proceso de evaluación para la reapertura de la planta hasta la conformación del nuevo Gobierno.

Preguntado por este asunto, el ministro de Industria, Energía y Turismo en funciones, José Manuel Soria, ha señalado este lunes que en su departamento no hay ninguna petición de cierre de la central de Garoña. Por su parte, Iberdrola no ha hecho comentarios.

SOMOS sindicalistas ElDiario