03 junio 2016

Iniciativas sociales de economía alternativa

Movimientos sociales impulsan iniciativas de consumo alternativo al capitalista
“Tenemos la convicción de que para luchar contra el sistema capitalista es muy efectivo luchar desde el consumo que realizamos diariamente”, comenta a cuartopoder Cristina Jiménez, una de las portavoces de la organización de la Feria de Economía Social y Solidaria que se celebra este fin de semana en Madrid, en las instalaciones del complejo del Matadero.



“Tenemos más opciones de cambiar las cosas desde lo económico que desde lo político. Por eso debemos apostar por empresas en las que se cuida al trabajador, al medio ambiente; por empresas en las que las decisiones las toman los trabajadores; que apuesten por el comercio justo, por el comercio de proximidad, por un consumo responsable…”, prosigue Jiménez. De este modo, subraya, la portavoz, “podemos conseguir una concepción del mundo más humana que con la empresa capitalista, donde sólo se tiene en cuenta la acumulación del capital”. “Nuestros hábitos de consumo diarios tienen un gran poder para la transformación social”, reitera.

Por este motivo, más de 100 entidades y colectivos participarán el sábado y el domingo en la cuarta edición de la Feria de Economía Social y Solidaria de Madrid, donde empresas de muy diferentes sectores y ámbitos ofrecerán alternativas de consumo a los visitantes. Se darán cita entidades de campos tan variados como la moda sostenible, la cosmética natural, los muebles, la decoración, el menaje y la droguería, las finanzas éticas, los seguros solidarios, la educación y la formación, las energías renovables, la construcción y la ecoeficiencia, la limpieza y la jardinería, el transporte sostenible, los alimentos agroecológicos y de proximidad o diseño y artes gráficas, entre otros. Además, hay muchas actividades programadas, como talleres y debates sobre economía alternativa, consumo responsable, prácticas colaborativas, cuidados, reciclaje, feminismos o autogestión. La Feria despierta un amplio interés entre activistas de distintos movimientos sociales que imparten las actividades y los talleres y que participan y consumen en ella.

El año pasado acudieron a la Feria más de 10.000 personas en su tercera edición, y se intercambiaron más de 30.000 euros en boniatos, la moneda del Mercado Social de Madrid. Una moneda, el boniato, que no sólo se utiliza durante los días de Feria sino también durante el resto del año por parte de las entidades miembro del Mercado Social de Madrid y las personas que consumen sus productos y servicios. Una moneda que sustituye al euro, eliminando sus funciones especulativas y financieras, y que sólo se puede utilizar para intercambiar bienes y servicios que garantizan una función solidaria y social. “La economía solidaria es aquella que pone a las personas en el centro, a diferencia de la economía capitalista y especulativa que prioriza la acumulación de capital sobre todas las cosas”, explica a este medio Cristina Jiménez. “Poner en el centro a las personas, tal y como hace la economía solidaria y social por la que apostamos, implica apostar por el cuidado del medio ambiente, por el compromiso social y con el entorno, por la conciliación laboral y familiar, por los cuidados… Ese es modelo que queremos visibilizar y difundir y estos valores los defienden y respetan las empresas y entidades que forman parte del Mercado Social de Madrid, de REAS (Redes de Economía Alternativa y Solidaria) y de la Feria”, concluye.

Las redes que apuestan por una economía de este tipo se expanden por todo el Estado. Según Jiménez, ya se pueden sustituir todos los hábitos de consumo más tradicionales por productos y servicios alternativos que estén socialmente comprometidos con esta forma de mercado. “Es posible vivir consumiendo de una manera responsable y para hacerlo más visible en la Feria hemos apostado este año por una caja a la que hemos llamado ‘Me Cambio’, que estará compuesta por un mapa en el que se pueden colocar pegatinas según se vayan haciendo cambios en los hábitos de consumo”, dice esta organizadora de la Feria. “Esta iniciativa es una especie de hoja de ruta en la que se anima a pasar del consumo en empresas convencionales a empresas transformadoras, por ejemplo, si te cambias de empresa de electricidad por una que sea socialmente responsable o de empresa de telefonía por una empresa solidaria, vas añadiendo pegatinas”, explica la portavoz.

La activista considera que este año es muy importante para la economía social y solidaria, no sólo porque un cambio de gobierno a nivel estatal pueda facilitar estas prácticas, sino también porque desde los llamados “ayuntamientos del cambio” se están favoreciendo otras formas de consumo. Jiménez se refiere al convenio de colaboración, que se espera culminar en las próximas semanas, por el que el Ayuntamiento de Madrid apoyará económicamente proyectos que viene ejecutando REAS Madrid como el Mercado Social, la propia Feria de la Economía Social y Solidaria, el Balance Social o el reciente postgrado de Economía Social y Solidaria de la Universidad Complutense. Y es que iniciativas como el Mercado Social de Madrid no dejan de ampliar su ámbito de actuación. En la actualidad, esta cooperativa integral está formada por más de 100 entidades proveedoras que ya supera los 400 consumidores que compran sus productos.

Cristina Jiménez cree que la economía social es el camino para “crear un mundo más justo, sostenible y habitable, en el que las personas no sean esclavas de la economía”. Por ello, espera que estos avances de algunas instituciones públicas vayan a más y que se involucren nuevos actores políticos. “Si conseguimos un cambio en la estructura de las empresas, en la naturaleza misma de las empresas, hacia una concepción social y solidaria, sin lugar a dudas va a tener una influencia clave en la transformación social”, considera esta portavoz de la Feria. “Si las instituciones apoyan a las empresas que se constituyen bajo valores y principios éticos y solidarios están apoyando la transformación social, alejándonos de la injusticia que vivimos actualmente”, concluye Jiménez.

SOMOS sindicalistas cuartopoder | imagen fessm