14 junio 2016

Huelga de metro y cercanías se combinan y generan atascos en Madrid

Escenas de caos en las huelgas de transporte en Madrid
Mañana de atascos en los transportes de Madrid. A los paros convocados en Metro se ha sumado la tercera jornada de huelga de maquinistas en Renfe, que ha tenido especial incidencia en Cercanías de Madrid, el servicio más usado por parte de la población a diario. Las líneas C-2 y la C-7, que conectan el Corredor del Henares con la capital, y la C-3, C-4 y C-8, que proceden del norte, han sido las más afectadas, ya que el ritmo de trenes ha estado por debajo del previsto en los servicios mínimos. De rebote, los paros han creado atascos en las autovías de acceso a Madrid, las circunvalaciones y las principales arterias de la capital.


La dirección ha acusado a los maquinistas y ayudantes de no cumplir con los servicios mínimos. A preguntas de Diagonal, el convocante Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviaros (Sermaf) asegura que se han cumplido "todos los [servicios mínimos] entregados en tiempo y forma", y acusan a dirección de hacer una mala gestión de dichos servicios, "convocamos el 25 de mayo y hasta el 7 de junio no se entregaron las notificaciones". Por este motivo, desde Sermaf se reconoce que han podido producirse alteraciones sobre los servicios entregados por la empresa.

Andén en Alcalá, una de las paradas más afectadas
 
Los retrasos en los trenes de Cercanías han batido récords: hasta una hora y media en algunos tramos, líneas sin servicio durante seis horas, empujones y congestión en los andenes. También se han multiplicado las protestas de los usuarios, muchas de ellas recopiladas por la cuenta Salva Cercanías, de la red social Twitter.

Cristina Cifuentes de una inauguración junto a la ministra de Fomento, Ana Pastor

Los motivos de las jornadas de huelga de Sermaf en Renfe siguen intactos tras una jornada que un portavoz de este sindicato considera que ha transcurrido "con normalidad". Mañana se producirá una reunión con la dirección de Renfe para llegar a un acuerdo, aunque el ambiente es tenso.

El Plan de Empleo presentado por la empresa fue firmado por el sindicato que ha convocado los paros de los días 10, 12, 14 y 16 de junio. Hoy están luchando contra el mismo acuerdo, que establece una nueva oferta pública que los sindicatos ferroviarios coinciden en considerar insuficiente, Sermaf critica la "nula voluntad" por parte de la dirección del Grupo Renfe de aplicar el Plan de Empleo acordado, "salvo en lo concerniente a la reducción de los salarios de ingreso y a la ampliación de los plazos para el ascenso a los niveles superiores".

Las cifras del sector siguen dando la razón a quienes criticaron la reforma del sistema ferroviario acometida por la dirección de Renfe en 2014. En aquella ocasión se desmembró la operadora en cuatro empresas, mercancías, viajeros, talleres y alquiler de material. Desde entonces, en la vieja Renfe se han destruido alrededor de 750 empleos "dignos", comenta una fuente del sindicato de ferroviarios.

La sustitución de esos empleos ha llegado de la mano de la figura de los becarios, antes inexistente en el sector. Los sueldos de las nuevas contrataciones han bajado un 30% y el nuevo Plan de Empleo ha sido recurrido judicialmente.

El seguimiento de los paros está siendo alto, pese a la crítica que los sindicatos repiten cada vez que se convocan huelgas: el excesivo nivel de servicios mínimos, que merma, según los sindicatos, el alcance de las protestas. En esta ocasión, se han establecido servicios del 75% en las horas punta y del 50% en horas valle.

      Leer: Último tren con destino al pueblo

La huelga de metro

Simultáneamente a los paros a nivel estatal en Renfe, en Madrid se ha producido una nueva jornada de huelga en el metro. En esta ocasión sí ha habido unidad sindical, y la huelga ha sido convocada por todos los sindicatos.

Los motivos de la huelga de metro se hallan en el convenio, que se negocia desde diciembre y sobre el que no hay acuerdo. Javier Montero, miembro del comité de huelga por parte de Solidaridad Obrera, resume las tres líneas sobre las que falta acuerdo. Son la jubilación parcial, afectada por la falta de relevos generada por los nuevos contratos de metro, que no sirven para suplir las bajas y salidas de trabajadores a jornada completa y con contratos indefinidos.

En segundo lugar, explica este sindicalista, está la creación de empleo que contempla el convenio, muy alejado, según los sindicatos de las necesidades reales de Metro. En tercer lugar, los sindicatos denuncian el incumplimiento por parte de la empresa del convenio 2011/2012. Metro, aseguran, no pagó lo acordado en aquel momento.

"Están diciendo que pedimos la luna, pero ni siquiera estamos pidiendo un incremento salarial", explica Montero. Desde Solidaridad Obrera creen que "lo fundamental es la creación de empleo, para que siga siendo un servicio público como Madrid necesita".

Este trabajador recuerda que desde el despido de casi 600 trabajadores en el ERE de 2013, no ha habido ingresos de nuevo personal, tampoco se han cubierto las bajas y jubilaciones. Los 360 nuevos maquinistas anunciados por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, no paliarán las necesidades de un servicio al que le faltan "500 trabajadores para las necesidades más perentorias".

Los paros de hoy, dice Montero, han sido seguidos por un porcentaje cercano al 90% y "sólo ha habido áreas de administración que no han ido a la huelga", asegura. No obstante, los servicios mínimos han limitado el impacto de una huelga en la que no se han repetido las escenas de paralización de la ciudad de la huelga de 2010, cuando los trabajadores decidieron no cumplir los servicios mínimos.

Tras el impacto sobre el discurrir cotidiano de la ciudad que ha tenido la combinación de las dos huelgas, los sindicatos convocan a la manifestación por los servicios públicos que tendrá lugar el próximo 18 de junio en Madrid.

Los sindicatos recuerdan que el deterioro de las condiciones sociolaborales y del servicio en trenes y subterráneos no se entiende sin las estrategias paralelas de desmembración de las empresas para la posterior entrada de proveedores privados en el servicio.

SOMOS sindicalistas diagonal | imagenes Elissane21 - David Enguita - Flickr (Cristina Cifuentes)