17 junio 2016

Seguimos con salarios bajos según el INE

Las remuneraciones crecen en la Industria, pero Construcción y Servicios pagan como hace 5 años
La ansiada recuperación salarial tras los sacrificios de la crisis no acaba de arrancar. El motor parece haberse calado. Cinco trimestres lleva subiendo el coste de los salarios, pero de una forma tan tímida y decreciente que en el primer trimestre de 2016, según publica este jueves el INE, apenas se revalorizaron un 0,03% (1.832,2 € por empleado y mes). Es decir, a punto de volver a números rojos.


Algunos trabajadores sufren más que otros esta pertinaz moderación de sueldos. Los empleados de la industria salen bien parados: su coste medio salarial creció en el primer trimestre un 0,9% (hasta 2.161,7 €) y acumula un alza del 6,4% desde 2011. Los ocupados en actividades extractivas, científicas o manufactureras han estado entre los más beneficiados.

Todo lo contrario ocurre con la Construcción y Servicios. Ni los sueldos de la primera, ni los del segundo, levantan cabeza. El coste salarial en el ladrillo se ha congelado frente al primer trimestre de 2015 (1.778,4 €) y el de los servicios –el más modesto entre los tres sectores– se recortó un 1,6%, hasta 1.719,9 €.

El enfriamiento salarial en estos dos últimos sectores no es novedad. El coste medio de los sueldos en la Construcción durante el último lustro ha caído cinco décimas; y los Servicios mantienen prácticamente el nivel de entonces (+0,09%). "En estos sectores la mano de obra está poco especializada y da poco margen para subidas salariales", explica José Gª-Montalvo, catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra

Pero el problema para los empleados del ladrillo y de los servicios no solo se refleja en la nómina. Viene también de la inflación. El IPC ha crecido un 2,7% entre marzo de 2011 a marzo de 2016– y ha hecho perder a estos trabajadores 2,6 y 3,2 puntos de poder adquisitivo, respectivamente, en un lustro. La Industria, de hecho, es el único sector en el que los salarios ganan capacidad de compra: 3,7 puntos. 

"Hay que recuperar masa salarial y poder adquisitivo para los trabajadores, necesitamos cambiar el modelo productivo y reindustrializar la economía", propuso este jueves Pepe Álvarez, secretario general sindical, tras conocer los datos del INE. 

El dirigente sindical aprovechó también para alertar del lastre que suponen las ayudas a la contratación. "Las empresas cada vez aportan menos a la Seguridad Social y cobran más en bonificaciones", denuncian los técnicos sindicales. 


Porque el coste salarial –todas las remuneraciones brutas: salario base, complementos, horas extra y pagos atrasados– es solo una parte de las nóminas. El resto, hasta componer el coste laboral total, lo integran tanto cotizaciones sociales como bonificaciones y subvenciones a la contratación. Y ambas se comportaron positivamente para el empresario el pasado trimestre: las primeras cayeron un -0,2% (hasta 588,3 €) –el primer retroceso en tres años– y las otras suben un 8% hasta los 13,02 € de promedio. 

La consecuencia es que el coste laboral en el primer trimestre del año ha caído un -0,2%, hasta 2.481,51 euros. Y lo hace por primera vez después de haber subido en todos los trimestres de 2015. La causa fundamental ha sido ese alivio de las cargas laborales del empresario.


"Los salarios y los costes laborales siguen sin crecer como deberían en la fase de expansión que vivimos desde 2014", apuntan fuentes sindicales, que no entiende la paradoja de que el empleo haya crecido un 3,3% en el primer trimestre –según la EPA– y las cotizaciones hayan sufrido su primer bajón desde 2013. 

Los costes salariales más elevados, en función de cada comunidad autónoma, correspondieron a Madrid (2.272,2 euros por trabajador y mes), País Vasco (2.094,7 euros por trabajador y mes) y Cataluña (1.940,5 euros). Por su parte, los más bajos se situaron en Extremadura (1.500,1 euros) y Canarias (1.538,7 euros). 

Cinco preguntas a... José García Montalvo 

CATEDRÁTICO DE ECONOMÍA EN LA UNIVERSIDAD POMPEU FABRA 

Creamos empleo pero se congela el coste salarial... 
Se crean empleos distintos a los destruidos durante la crisis, en sectores como el turismo, con bajo valor añadido y pocos salarios. 

 ¿Por eso solo suben los salarios en la industria? 
Sí, el coste salarial depende de la productividad del empleo y en la industria es mayor, por ejemplo, que en la hostelería. El salario real no tiene por qué subir en sectores con productividad baja. Además, el trabajo industrial está más protegido por convenios. 

¿Y esto no se resuelve con I+D? 
Le metieron un pullazo del 60% en 4 años; hasta que volvamos a invertir en ella y que tenga influencia en la actividad y en los sueldos, pasaran varios años. 

¿Cuánto seguirán los salarios de capa caída? 
La dinámica salarial en España va a venir condicionada por cuánta competitividad podamos ganar y cuánto podamos exportar. Las pymes no pueden subir sus salarios ahora, no serían competitivas fuera. Y aprovechando la baja inflación se produce la llamada devaluación interna, la única forma que tienen algunas empresas para lograr más competitividad en sus empresas. 

¿Habría que subir el salario mínimo? 
Eso afectaría muchísimo a estas empresas que luchan por ser competitivas en el exterior. Y la competencia ahí fuera es a cuchillo. Sería necesaria mejor una renta básica que ponga en marcha el ciclo económico, que promueva el consumo... y así las empresas tendrían más actividad para poder subir salarios. Además, esta renta llegaría a gente que no va a poderse reciclar laboralmente ya y que lleva cuatro años fuera del mercado laboral.

SOMOS sindicalistas 20minutos | imagen cabecera Alex Freeman