29 julio 2016

Ofertas fraudulentas de trabajo para desempleados desesperados

Ofertas fraudulentas
La vulnerabilidad de las personas desempleadas en tiempos de crisis aviva la creación de ofertas de trabajo fraudulentas, en las que se pretende sacar todo el dinero posible aprovechándose de las personas que se desesperan por encontrar un empleo. Existen muchas formas de llevar a cabo esta práctica, desde estafas piramidales hasta ofertas en las que piden una inversión inicial sin conseguir nada a cambio o incluso números de teléfono de tarificación adicional a los que se debe llamar para hacer una entrevista. Son sólo unos cuantos ejemplos de estafa que circulan por la web hoy en día, a continuación se describen las ofertas fraudulentas más frecuentes.


Son muchas las personas que deciden irse al extranjero para encontrar trabajo y de ello se aprovechan muchos estafadores. Bajo el pretexto de la necesidad de ingresar dinero previamente para billetes de avión y gastos administrativos, prometen trabajos con buenos horarios y sueldos más que decentes.

Muy recurrentes son las ofertas para canguros o cuidadores de personas mayores, donde muestran imágenes de familias modélicas, que viven en barrios agradables y aseguran una estancia de lo más cómoda acompañada de un buen sueldo por supuesto, pero para sorpresa del trabajador una vez llega a su destino esa familia no existe, algunos incluso se quedan en el aeropuerto puesto que les vendieron un billete falso.

Las encuestas online de empresas que necesitan la opinión de los consumidores para un supuesto estudio son otro de los habituales fraudes, tan simple como ingresar, en principio, pequeñas cantidades de dinero para recibir la encuesta por correo. La oferta promete obtener ingresos extra tan solo rellenando estos sondeos, evidentemente esto es falso y una vez aportada la cantidad exigida para comenzar no se vuelve a saber de la empresa.

Entre los más jóvenes abundan las ofertas en las que se ofrece una formación que deben pagar, para después entrar en la empresa preparados y con un buen contrato. En la entrevista previa intentaran convencer al candidato de que la formación que se le va a dar es muy valiosa, que le abrirá muchas puertas y por supuesto que es imprescindible para conseguir el puesto de trabajo. Una vez entregado el dinero para la formación citarán al interesado para acudir a las clases en una fecha específica, que más tarde descubrirá que no existen.

El negocio de las manualidades fabricadas desde casa cada vez adquiere más protagonismo, consiste en efectuar un pago previo para que te envíen el material a casa y puedas así empezar a trabajar para finalmente venderlo a través de la empresa contratante. Finalmente, el afectado se dará cuenta de que ha recibido un material que no sirve para nada y por supuesto no conseguirá volver a ponerse en contacto con la empresa.

También existen las estafas que se llevan a cabo a través del teléfono, con dos modalidades que ya están siendo muy perseguidas por la ley. La primera consiste en aportar un número de teléfono al que deberán llamar los interesados, que a simple vista parece normal, para solicitar el puesto de trabajo. Sin embargo al llamar al número indicado una locución remite a un número de tarificación adicional, en el que entretendrán al solicitante todo el tiempo posible, cargándole un coste por minuto de entre 0,9 € y 1,50 €. La otra estrategia consiste en hacer una llamada perdida al desempleado, para que cuando coja el móvil piense que se ha intentado contactar con él pero no ha sido posible. Cuando devuelva la llamada inmediatamente se le cobrarán elevadas cantidades de dinero por el establecimiento de ésta.

Son muchas las personas que acaban cayendo en estos viles trucos, perdiendo a veces considerables sumas de dinero.

Para obtener más información y saber cómo denunciar en caso de que esto ocurra, existen organismos como el OSI (Oficina de Seguridad del Internauta) que prestan ayuda y asesoran a los afectados cuando esto sucede, en cualquier caso no está de más informarse para prevenir estas situaciones tan molestas.

SOMOS sindicalistas SigloXXI | Imagen Gerd Altmann